3 recetas para hacer albóndigas

Para comerlas como aperitivo, con salsas variadas y arroz o puré en platos contundentes y hasta en sándwiches, las albóndigas son una comida muy versátil que incluso se pueden preparar y congelar. Estas recetas te permiten variarles el sabor y prepararlas sin que se desarmen.

Versión 1: como las de la abuela

Ingredientes

  • 500 g de carne molida
  • 2 huevos
  • 1 cebolla
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • Harina
  • 1 pizca de orégano
  • 1 pizca de ajo en polvo
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • Sal, pimienta a gusto.

Colocar la carne en un bol amplio y amasarla junto con los huevos, el pan rallado, la cebolla, los condimentos y el perejil. La cebolla y el perejil deben estar finamente picados. Añadir una o dos cucharadas de harina para que la masa se forme más compacta y dar forma de bolitas, de acuerdo al tamaño que deseemos. Cuando están formadas, pasarlas por harina quitándoles el excedente hace que queden perfectas. Estas albóndigas se cocinan en una sartén con un poco de aceite caliente para dorarlas de todos lados, se fríen o se cocinan directamente en una salsa a gusto. 

Versión 2: de pollo

Ingredientes 

  • 1 unidad de pechuga de pollo
  • ½ diente de ajo
  • 1 pizca de Sal
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 100 ml de leche
  • 3 cdas. de queso rallado
  • 150 g de pan rallado

Picar la pechuga de pollo en una picadora o procesador de comida. Agregar sal, pimienta y el ajo picado. Incorporar la leche de a poco, amasando, y por último el queso rallado. Debe quedar una pasta. Formar bolitas con ayuda de dos cucharas y pasarlas por pan rallado. Se pueden cocinar en el horno sobre un papel aceitado durante 18 minutos a temperatura media; o freírlas para servir como aperitivo. 

Versión 3: de vegetales y huevo

Ingredientes

  • 500 g de papas
  • 500 g de tomate
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 500 g de arvejas frescas o de lata
  • 200 g de zanahoria
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva c/n
  • Harina c/n
  • Sal y pimienta a gusto

Pelar las papas  y las zanahorias, colocarlos junto con las arvejas en una olla con abundante agua, sal y un poco de aceite de oliva, maíz o girasol. Una vez que se hayan cocido las verduras, escurrirlas y licuarlas con muy poca agua de cocción hasta que quede una  mezcla bien espesa. Aparte, cascar los huevos y batirlos, mezclarlos con la pasta de verdura, y por último, agregar harina hasta que se forme una pasta modelable. 

Hacer bolitas y colocarlas en una olla junto con la salsa de tomate que se hace licuando la cebolla y el diente de ajo pelados, los tomates y un chorrito de aceite con un poco de agua.

No retirar del fuego hasta que las albóndigas no cambien de color. Si fuera necesario, agregar un poco de agua y sal al gusto y dejar que se cocinen durante 10 minutos.

Fuente: PRONTO