A dos años del fatal accidente de Chapecoense ¿Qué es de la vida de los sobrevivientes?

La tragedia de Chapecoense marcó un antes y un después en el fútbol sudamericano y mundial, que recordará por siempre el 28 de noviembre como uno de los capítulos más tristes de la historia del deporte.

Solo seis personas del vuelo 2933 de la empresa Lamia, con destino a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana 2016 contra Atlético Nacional, sobrevivieron al accidente aéreo. Se trata de Jackson Follmann (arquero), Alan Ruschel (defensor), Hélio “Neto” Zampier (defensor), Rafael Henzel (periodista), Ximena Suárez (tripulante) y Erwin Tumiri (tripulante).

Solo uno de los tres futbolistas volvió a las canchas, mientras que otro espera su regreso y el restante tuvo que retirarse debido a las secuelas.

Alan Ruschel fue el primer sobreviviente, aunque tuvo que ser operado dos veces en la columna y corrió el riesgo de quedar cuadripléjico. Su empuje lo llevó de nuevo a un campo de juego y hoy alterna el once inicial del equipo de Claudinei Oliveira, que el próximo domingo recibirá a San Pablo con el objetivo de permanecer en Primera.

Follmann, en tanto, se convirtió en el segundo en ser rescatado, pero el impacto provocó que le amputaran la pierna derecha, además de sufrir una operación en el tobillo izquierdo. Hoy camina con su nueva prótesis, es embajador y encargado de las relaciones públicas del club por los próximos tres años y a la vez oficia como comentarista de partidos para una cadena de televisión brasileña.

Mientras que Neto fue el último en ser rescatado debajo del fuselaje cuando los rescatistas creían que ya no quedaban sobrevivientes. Fue intervenido quirúrgicamente de un pulmón, una rodilla, una muñeca y el cráneo, lo que lo llevó a permanecer en coma inducido con respiración artificial. Volvió a caminar en 2017 y escribió un libro llamado “Puedo creer en el mañana”, aunque todavía no volvió a jugar de manera oficial.

Párrafo aparte para el argentino Alejandro Martinuccio, quien integraba ese plantel finalista de la Sudamericana, pero por lesión no integró la comitiva a Colombia. Estuvo seis meses sin jugar para recomponer su vida, pasó por Nueva Chicago en 2017 y desde el 2018 que milita en Avaí de Brasil.