A los 117 años murió la mujer más vieja del mundo

La japonesa Miyako Chiyo murió el domingo pasado a la tierna edad de 117 años. Su familia la describió como una “diosa” paciente, buena y conversadora que esparcía felicidad.

 

Había nacido el 22 de mayo de 1901. Su deceso fue anunciado por el mismísimo Ministerio de Salud de Japón.

 

Además de ser la mujer más vieja del Japón, Miyako había conquistado el título como la “más longeva del mundo” en abril de 2015 tras la muerte de su compatriota Misao Okawa, que murió a la misma edad, informó el sitio CNN.

 

Lejos de querer trasmitir una receta para la longevidad, Miyako disfrutaba la comida tradicional japonesa, desde el sushi hasta la anguila, y practicaba caligrafía como un pasatiempo.

 

Miyako, a quien su familia la describió como una “diosa” paciente, buena y conversadora que esparcía felicidad, acaba de entrar al Libro Guinness de los Records por su avanzada edad.