A ocho años del doble crimen de La Toma, una pista indica que hay más involucrados

 

AUDIO: RAMÓN BRANDAN (TÍO DE LAS HERMANAS ASESINADAS) {mp3}brandan20042018{/mp3}

 

Fue a partir de un comentario o confesión que hizo –o habría hecho-, en el Servicio Penitenciario provincial José “Charly” Correa, el condenado a reclusión perpetua por los despiadados asesinatos de Lorena Funes y Lucía Zanón en marzo de 2010, que la madre de las hermanas ultimadas decidió presentar una nota ante el Superior Tribunal en la que pide “la Justicia que hace ocho años no obtuvimos”.

 

Ana María Brandan es la firmante de la nota y fue acompañada por un grupo de vecinos de la localidad. La mujer aclara en el breve escrito que no tiene plata para pagarle a un abogado. “Si bien existe un detenido, los partícipes necesarios se encuentran aún entre nosotros”, señaló la mujer.

 

Ese plural –los autores-, se habría filtrado por un comentario de Correa en el Servicio Penitenciario. “Dijo que fue él y tres personas más”, relató Ramón Brandan, hermano de Ana María y tío de las hermanas.

 

No es nuevo lo que plantea Brandan: en el juicio oral en el que condenaron a reclusión perpetua a Correa el fiscal Fernando Rodríguez pidió que se abra compulsa y se investigue a Ramón Medero (hijo), a Teófilo Escudero y Raúl Torres por su posible vinculación con los asesinatos dado que habrían estado con correa en las primeras horas de la mañana del 7 de marzo.

 

“Medero es el amigo que estaba con el Charly esa mañana en la estación de servicio. Se lo ve salir hacia su auto para buscar algo blanco y entregárselo a Correa”, relató Brandan.

 

Las hermanas fueron atropelladas por el Ford Taunus azul de Correa. En un estado de inconsciencia, una de ellas –Lorena Funes-, fue abusada. Ambas fueron luego degolladas hasta prácticamente separarles la cabeza del tronco. Todo sucedió en un camino vecinal que va hacia la ermita de la Difunda Correa.

 

Hoy en el lugar donde aparecieron los cuerpos hay un pequeño monumento que las recuerda.

 

 

Correa cumple su condena en 2060. Tenía 36 años cuando fue sentenciado a perpetua.