A un año del incendio de Notre Dame, las obras siguen paralizadas por la pandemia

A un año del voraz incendio que provocó el derrumbe de una parte de la bóveda y de la aguja de la catedral de Notre Dame en París, las labores de reconstrucción se han centrado en estabilizar la estructura y en retirar el plomo derretido. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha obligado a suspender temporalmente las operaciones.

Este emblema de la arquitectura gótica, sin su famosa aguja de casi 100 metros de altura, de su techo de madera y con una bóveda fragilizada, sigue suponiendo una “emergencia absoluta”, si bien es muy improbable que se hunda, según los expertos. Para detectar cualquier movimiento, se dispusieron captores por todo el monumento. “No se mueve en absoluto”, aseguran fuentes cercanas al dosier de reconstrucción, llamada en un principio a durar cinco años.

Antes de la epidemia y el aislamiento, se preveía abrir la explanada en Semana Santa, lo cual finalmente no ocurrió. La única manifestación para recordar el aniversario del incendio será el repique del campanario “Emmanuel” de la torre Sud este miércoles a las 8 de la noche.

La investigación judicial sobre las causas del incendio sigue abierta. En junio, las pesquisas preliminares de la fiscalía de París descartaron un acto terrorista o malintencionado y según reveló el semanario Le Canard Enchaîné, la investigación podría apuntar a una negligencia de las empresas que trabajaban en ese momento en la restauración de la aguja, pero también del Estado si no respetó el pliego de condiciones.

 

Con información de Perfil

× ¿Te ayudamos?