Aclaración del Gobierno sobre los microcréditos de $50 mil: quiénes pueden anotarse y cómo se acreditará

Tras el anuncio del gobernador Alberto Rodríguez Saá del otorgamiento de microcréditos para la compra de herramientas e insumos, numerosos grupos de personas se agolparon en las puertas de la Caja Social de San Luis para inscribirse con la intención de recibir el beneficio.

Los empleados de la dependencia intentaron explicar que no se había abierto la inscripción, lo que motivó protestas con quema de cubiertas en la calle este viernes por la mañana frente al edificio ubicado en la calle Lavalle de la ciudad capital.

El mandatario había anticipado que se trata de créditos de hasta 50 mil pesos, a tasa cero y con un plazo de gracia de 6 meses. La devolución, luego de ese período, se podrá realizar en una cantidad de cuotas que dependerá del nivel de ingresos del solicitante.

“Estos microcréditos permitirán adquirir insumos, equipamientos, materiales o herramientas a personas que tienen dificultad para el acceso a créditos en el sistema financiero bancario. El monto es de hasta $50.000 con una tasa de interés del 0% y un plazo de gracia de seis meses para su devolución”, especificó el gobernador, en el marco de una serie de anuncios que hizo el martes de esta semana.

Ya el jueves la Jefa de Gabinete, Natalia Zabala Chacur, aclaró que la inscripción comenzará en los próximos días. Eso no impidió que cerca de 200 personas concurrieran a anotarse este viernes y otras tantas lo hicieran el mismo jueves.

En conferencia de prensa, el director provincial de Estadística y Censos, Mariano Cozzolino, indicó que la inscripción no se va a realizar en la Caja Social sino que ese organismo se encargará de la gestión de los créditos. “La Caja Social es el organismo que va a estar encargado de gestionar en la parte programática, pero no va a ser la inscripción allí”, explicó.

También destacó que no se va a entregar el dinero al solicitante, sino que se acreditará a los proveedores de las herramientas y materiales. “No se va a dar la plata a la persona; hay que llevar una factura y, a través de la Caja Social, se va a depositar al proveedor. Esa va a ser la metodología”, detalló.

En ese sentido, remarcó que la solicitud se debe hacer con el fin de adquirir un producto. “Tiene que ser algo que se compre a un proveedor: por ejemplo, un jardinero que necesite una motoguadaña. Trae la factura y se le acredita el monto al proveedor para que la pueda retirar”, insistió.

También señaló que puede darse la situación que una persona con un emprendimiento pueda acceder tanto a los créditos blandos de $500 mil, al Programa Empezar y a los microcréditos. “Por ejemplo, en una rotisería de barrio se puede pedir el crédito de $500 mil, también adherirse a Empezar para darle una oportunidad de incorporarse al mercado laboral a los jóvenes y, con el microcrédito cambiar el horno pizzero”, ejemplificó.

La inscripción, en tanto, se va a realizar en lugares específicos que se darán a conocer una vez que sea publicado el decreto correspondiente.

Cozzolino aclaró, además, que podrán acceder a los microcréditos “las personas que no tengan un trabajo formal o que estén en las categorías más bajas del Monotributo (Social, a o b) y que no tengan relación con el Estado de ningún tipo”.

Los proveedores también tienen que estar inscriptos en el plan de microcréditos para recibir la acreditación.

Respecto de la gente que fue a anotarse a la Caja Social, afirmó que serán convocados cuando se abra la inscripción y tendrán “la misma oportunidad” que los que no fueron.

“Vamos a dar un cronograma, le pedimos a la gente que no se preocupe, que no se genere ansiedad, que no es que el primero que llega va a tener un crédito, se va a analizar cada caso”, cerró.

× Whatsapp