Advierten que San Luis no está adherida a la Ley Nacional que regula el trabajo de los “patovicas”

AUDIO: OSCAR CASTELLUCCI (PAPÁ DE MARTÍN CASTELLUCCI, ASESINADO POR UN PATOVICA EN 2006 EN UN BOLICHE DE LANÚS)

 

{mp3} castellucci28022019{/mp3}

 

El asesinato de Matías Auderut, el joven que fue salvajemente golpeado en inmediaciones del bar Say No More de la ciudad de San Luis en la madrugada del 30 de diciembre de 2018, puso en relieve la falta de controles a la actividad del personal de seguridad de los locales nocturnos.

Si bien el autor material del golpe fatal contra el hombre de 30 años habría sido un cliente del bar, varias personas más participaron de la agresión. Entre ellos, dos “patovicas”: uno de Say No More, y otro de un local cercano.

La ciudad de San Luis tiene, desde el 2016, una ordenanza vigente, la 3457, que determina la creación de un registro de personas que cumplen tareas de control de admisión y permanencia de público en general. Además, establece las reglas que deben cumplir tanto los encargados de seguridad como los comercios que los contratan.

La norma persigue el objetivo que los “patovicas” se encuentren en condiciones físicas y psicológicas para ejercer ese rol y también tener un control sobre el personal que se desempeña en los locales nocturnos. Cuando Auderut fue agredido la Ordenanza tenía dos años de vigencia, pero nunca se había puesto en práctica. Con la muerte de Matías, el Municipio capitalino aceleró el proceso para darle cumplimiento, al menos para frenar el impacto social inmediato de la noticia.

La ordenanza es una réplica de la Ley Nacional 26370-2008, creada a partir de un hecho de similares características ocurrido en Lanús, Buenos Aires, en 2016: Martín Castellucci, un joven de 20 años, fue asesinado por un patovica en diciembre de 2006 en la puerta del local La Casona.

A partir de ese hecho, Oscar (papá de Martín), su familia y amigos crearon la Asociación Civil Martín Castellucci e impulsaron la norma nacional.

En declaraciones al programa Información sin Ruido, de FM Ciudad, Oscar explicó que “San Luis, como provincia, no está adherida a la Ley; hay una Ordenanza Municipal que es una copia, pero no funciona”.

Oscar cuestionó que “la ordenanza es muy buena, pero salieron a aplicarla después de la muerte de Matías”.

A partir de la similitud de los hechos, el papá de Martín y Hugo Auderut (papá de Matías) tomaron contacto para buscar un camino que lleve, no sólo a reclamar justicia sino también a generar un cambio de pensamiento en la sociedad, que permita evitar este tipo de episodios. “El esquema de la noche es el mismo en San Luis que en Buenos Aires, no se trata de una cuestión geográfica”, describió Castellucci.

“Vivimos en una sociedad de espectadores, que privilegia el lucro sobre la vida, a partir de ese esquema de valores se entienden muchas de las cosas que pasan”, analizó y, si bien cuestionó la actitud pasiva de los clientes del bar mientras golpeaban a Matías, destacó la filmación que permitió darle claridad a la causa judicial: “El tipo que filmó fue una gran ayuda: es muy difícil transitar el laberinto del Poder Judicial recolectando pruebas”, sentenció.