Alberto evalúa subir las retenciones al campo para achicar el déficit

En el equipo económico del Frente de Todos son conscientes que, en caso de ganar las elecciones, deberán afrontar un escenario económico de extrema debilidad con diversos frentes abiertos a cubrir en las primeras semanas de gestión.

 

Una de las alternativas que están estudiando los dirigentes políticos y economistas del entorno de Alberto Fernández es subir las retenciones al sector agropecuario de modo de aumentar la recaudación y achicar el déficit fiscal de manera inmediata.

 

LPO pudo averiguar con fuentes del comando de campaña albertista que el plan que se encuentra en estudio es la implementación de un esquema de derechos de exportación fijo con un nivel de alícuota más elevado que el actual.

En el bunker de San Telmo coinciden que los 4 y 3 pesos por dólar exportado que abonan cultivos tales como el trigo, el maíz, el girasol y productos de economías regionales, quedaron licuados con un tipo de cambio a $ 60.

 

“Aún no hay definiciones porque desconocemos los números con los que nos vamos a encontrar si ganamos. Lo que sí sabemos es que, después de la última suba del dólar, las retenciones están desactualizadas”, contó un dirigente del Frente de Todos.

Los que conocen de cerca el campo le desaconsejan a Alberto volver a niveles de retenciones que rigieron durante el kirchnerismo porque, por encima del 20%, consideran que se desalienta la rotación de cultivos y se favorece la producción de soja.

 

Alberto recibió a la Mesa de Enlace y descartó eliminar las retenciones

En el caso del complejo sojero el escenario es distinto al trigo y al maíz porque tanto el poroto, el aceite y la harina pagan una retención fija del 18% a lo que se suma la tasa de 4 pesos por dólar FOB que eleva el impuesto a un total de 25%.

Lo que sí está más claro en el entorno de Alberto es que se debe reinsertar un esquema de aranceles diferenciados para incentivar las exportaciones con valor agregado dado que a partir de 2018 el poroto abona lo mismo que el aceite y la harina de soja.

Como sea, si las elecciones se definen el 27 de octubre, una de las hipótesis que circulan es que Alberto le exija al propio Mauricio Macri que suba las retenciones durante la transición para evitar pagar el costo político al inicio de su gestión.

 

Para encarar estas negociaciones será clave el funcionario que designe Alberto al frente del Ministerio de Agricultura. “Deberá ser alguien que sea respetado y tenga buen diálogo con el sector para desactivar posibles conflictos”, dicen en la calle México.

Los que plantean subir las retenciones se apoyan en un informe de FADA que indicó que en septiembre pasado la participación promedio del Estado sobre los principales cultivos agrícolas se ubicó en un 56,4% (el nivel más bajo en los últimos 12 años).

Así las cosas, la necesidad de dólares del Gobierno en un escenario de incertidumbre económica y política es tan grande que este jueves se publicó el decreto 78/19 que establece que los agroexportadores deberán adelantar el pago de retenciones.

 

Anteriormente la normativa establecía que el pago del derecho de exportación debía efectuarse “dentro de los 15 días posteriores al registro del cumplido de embarque”, mientras que ahora ese plazo se achicó a apenas 5 días.

Por último, esta semana Ciara-CEC informó que en los primeros nueve meses del presente año 2019, los agroexportadores liquidaron u$s 17.332 millones, mientras que en todo 2018 la liquidación de divisas del sector se ubicó en unos u$s 20.200 millones.

 

Fuente: LaPoliticaOnline