Alerta biológica: las olas de calor del océano aumentan con el cambio climático

La “mancha” de agua oceánica más caliente que mató a los leones marinos y otras formas de vida marina en 2014 y 2015 puede convertirse en permanente.

Hace seis años, una gran parte del Océano Pacífico cerca de América del Norte se calentó rápidamente, alcanzando temperaturas de más de 5 grados Fahrenheit por encima de lo normal.

Apodada “la mancha”, persistió durante dos años, con impactos devastadores en la vida marina, incluyendo leones marinos y salmones.

La mancha era una ola de calor marina, el equivalente oceánico de una mortal ola atmosférica de verano.

Corriente el Niño en una imagen satelital. Foto O-Jet Propulsion Lab/NASA

Estaba lejos de ser un evento solitario: Decenas de miles han ocurrido en las últimas cuatro décadas, aunque la mayoría son mucho más pequeñas y duran más días que años.

Los más grandes y largos han ocurrido con una frecuencia creciente a lo largo del tiempo.

El jueves, los científicos revelaron al culpable. El cambio climático, dijeron, está haciendo que las olas de calor marino sean mucho más probables.

El estudio, publicado en la revista Science, examinó la mancha y otros seis grandes eventos en todo el mundo, incluyendo uno en el Atlántico Noroeste en 2012.

Los investigadores hallaron que el calentamiento global causado por el hombre hizo que estos eventos fueran al menos 20 veces más probables.

“Algunos de ellos ni siquiera podrían haber ocurrido sin el cambio climático”, dijo Charlotte Laufkötter, científica marina de la Universidad de Berna en Suiza y autora principal del estudio.

En un mundo sin calentamiento causado por el hombre, una gran ola de calor marino habría tenido alrededor de un 0,1% de posibilidades de ocurrir en un año determinado – lo que se llama un evento de mil años.

Pero con la tasa actual de calentamiento global, una ola de calor oceánica como esa podría tener pronto hasta un 10% de posibilidades de ocurrir, según el estudio.

Laufkötter dijo que la probabilidad de estos grandes eventos continuaría aumentando a medida que el mundo se calienta.

Y si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan a un nivel alto durante décadas y las temperaturas medias mundiales alcanzan unos 5 grados por encima de los niveles preindustriales, algunas partes de los océanos podrían estar en un estado continuo de calor extremo.

En efecto, la mancha puede volverse permanente. Ya ha surgido una ola de calor marina parecida a la mancha en el último año en el noroeste de América del Norte.

Pippa Moore, ecologista marina de la Universidad de Newcastle en Inglaterra, que no participó en el estudio, dijo que investigaciones anteriores habían encontrado vínculos entre el cambio climático y las principales olas de calor marinas.

Así que el nuevo estudio no es sorprendente, dijo.

“Pero lo que es realmente bueno es que han hecho un estudio de atribución formal que lo demuestra”, dijo Moore.

Un estudio de atribución busca la conexión, si la hay, entre el cambio climático y los eventos climáticos extremos, comparando simulaciones del actual mundo en calentamiento con simulaciones de un mundo en el que la actividad humana no había bombeado a la atmósfera miles de millones de toneladas de gases que atrapan el calor.

Este tipo de estudios se han realizado para muchos eventos en tierra, incluyendo olas de calor atmosférico y lluvias extremas, pero muy pocos se han hecho sobre olas de calor marino.

Moore, que estudia los impactos ecológicos de estas olas de calor, dijo que es la rapidez con la que se calienta el agua, en lugar de su temperatura final, lo que es más perjudicial para los organismos marinos.

“Esa tasa de aumento de calor es demasiado rápida para que su fisiología pueda hacer frente”, dijo.

“Conduce a una reducción de las tasas de crecimiento, un mayor riesgo de enfermedades y una mayor mortalidad.”

Pero para los leones marinos y algunas otras criaturas, dijo, los efectos pueden ser indirectos.

La ola de calor puede causar que una fuente de alimentomuera o emigre. Las olas de calor también pueden provocar la proliferación de algas tóxicas que pueden matar a los peces.

Los eventos también pueden afectar a los humanos.

La mancha en el Pacífico puede haber influido en los patrones climáticos de la Costa Oeste, empeorando la sequía en California, por ejemplo.

La ola de calor de 2012 en el Atlántico afectó la cosecha de langosta en el Golfo de Maine y aumentó las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y Canadá.

Hay muchas razones por las que se forman las olas de calor, dijo Moore, incluyendo la influencia de las interacciones a gran escala entre el océano y la atmósfera como El Niño.

La mancha se vio afectada por una persistente cresta de aire a alta presión sobre el oeste de América del Norte que permitió que el aire estancado se mantuviera sobre el océano, lo que provocó un rápido calentamiento.

Fuente: Clarín