Alerta fitosanitario en Argentina por la plaga Lymantria dispar raza asiática

Declararon el alerta fitosanitario en todo el territorio de la República Argentina con respecto a la plaga Lymantria dispar raza asiática, conocida como polilla gitana, debiendo adoptarse y/o fortalecerse las acciones, procedimientos y medidas fitosanitarias correspondientes, a fin de prevenir su introducción en el Territorio Nacional.

Toda autoridad nacional, provincial o municipal, investigadores, productores, instituciones públicas, instituciones del ámbito privado u oficial cuya responsabilidad es realizar tareas en el área fitosanitaria o cualquier otra relacionada, así como también propietarios, poseedores o tenedores de los predios, terminales portuarias y/o plazoletas, que detecte la presencia o daño sospechoso de la plaga Lymantria dispar raza asiática, está obligado a notificarlo en forma inmediata, a través del Sistema Nacional Argentino de Vigilancia y Monitoreo de Plagas (SINAVIMO).

Una vez que se haya denunciado la aparición, existencia o sospecha de la plaga, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, a través de la Dirección Nacional de Protección Vegetal, procederá a tomar los recaudos necesarios y a ordenar las medidas de ejecución obligatorias, pudiendo interdictar, disponer cuarentenas, decomisar, delimitar zonas y/o establecer acciones que, de acuerdo al ciclo biológico de la plaga, sean necesarias de adoptar para lograr su erradicación.

Además se invita a los productores, a los Gobiernos Provinciales y/o Municipales y a otras instituciones del Estado Nacional y Provincial a desarrollar las acciones y a dictar las normas complementarias tendientes a propiciar el trabajo conjunto para cumplimentar, en el ámbito de su competencia, lo establecido en la presente resolución.

La plaga

Los daños son producidos por la alimentación de las larvas. Inicialmente los daños aparecen como agujeros en las hojas nuevas. Cuando la larva va creciendo, también atacará el margen de las hojas, y en los últimos estadios consumirá toda la hoja. Si la brotación no se ha producido cuando nace la larva, se alimentará de las yemas, pero sin destruirlas, de modo que se produzca la brotación y posteriormente atacará los brotes recién nacidos. Si la plaga es muy intensa la oruga acabará alimentándose de las hojas viejas, produciendo la defoliación total.

No es frecuente que los árboles mueran como consecuencia del ataque, pero si el mismo coincide con circunstancias adversas puede producirse la desaparición de numerosos ejemplares. Si no se dan estas circunstancias lo normal es que el rebrote se produzca en 20 o 25 días y en un mes el follaje este recuperado.

 

Fuente: Elintransingente