Alexis Zárate, condenado a seis años de prisión por abuso sexual, igual seguirá en libertad

La Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires hizo lugar a una apelación presentada por la defensa de Alexis Zárate, el ex jugador de Independiente que fue condenado a seis años y medio de prisión por abuso sexual, y seguirá libre hasta que se pronuncie la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

La Sala II de Casación decidió otorgarle a la defensa del futbolista un recurso extraordinario. En el fallo, los jueces de la Sala II del Tribunal afirmaron que se dictó “una condena sin demostración de la imputación a Zárate”. Aludieron, una vez más, a la “imprecisión y vaguedad” de los hechos atribuidos al acusado que existieron ya “desde la pretensión punitiva”.

En mayo de este año, y por tercera vez, el Tribunal 1 de Lomas de Zamora había ratificado que Zarate, de 24 años, condenado por haber abusado sexualmente de una joven en 2014, continuaría en libertad hasta tanto se expida la Corte Suprema provincial bonaerense. Sin embargo, al futbolista se le prohibió salir del país y acercarse a la víctima.

El hecho que dio lugar a la condena ocurrió en marzo de 2014, cuando el también jugador de Independiente Martín Benítez y Giuliana Peralta (la joven abusada), quien por entonces era su novia, fueron a bailar a un boliche de Quilmes y regresaron al departamento de Zárate, ubicado en Brandsen al 5900, en Wilde, donde tuvieron relaciones sexuales.

La pareja se quedó dormida, y fue en ese momento cuando Zárate ingresó a la habitación y abusó de la mujer, quien se despertó, comenzó a “forcejear con él y a gritar para que Benítez se despertara”, según había detallado Raquel Hermida, la abogada de la víctima.

Después de más tres años de instancias legales, la joven enfrentó el juicio en el que el futbolista fue declarado culpable del delito de “abuso sexual con acceso carnal” y condenado a seis años y medio de prisión.

Sin embargo, la defensa apeló la decisión y mientras la Cámara de Casación tomaba una determinación el futbolista se había ido a jugar al equipo FK Liepaja de Letonia, y firmó un “contrato, teniendo una causa por un delito penal con una sentencia de prisión de más de 6 años”, había manifestado la letrada, calificando esa acción como “una estafa”.