Ambiente hace una advertencia sobre el cuidado del agua y los incendios ante la ola de calor

Para la semana se espera un ascenso gradual de temperatura en varias provincias argentinas. Se recomienda extremar el cuidado del agua corriente y las medidas de prevención ante la ocurrencia de focos ígneos.

Ante las altas temperaturas que se registran en gran parte del territorio nacional, sumado a un período de sequía pronunciada, el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que conduce Juan Cabandié, advierte sobre un aumento en las condiciones de peligrosidad de ocurrencia de incendios forestales y de pastizales, por lo que se recomienda extremar las medidas de prevención.

Dado el contexto, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, alertó: “La ola de calor que todo el mundo está preanunciando para los próximos días puede ser lamentablemente un caldo de cultivo para que los focos en diversas provincias puedan aparecer o propagarse”.

“Esta semana vamos a tener una ola de calor infrecuente, a la cual vamos a tener que acostumbrarnos porque es una de las consecuencias del cambio climático”, señaló el funcionario nacional, al tiempo que añadió: “Es un momento de sequía extrema que lleva dos años consecutivos y de una ola de calor que se viene preanunciando. Hoy en día, prender fuego, aunque sea en zonas permitidas, puede provocar un desastre”.

Federovisky también se refirió al cuidado del agua: “El consumo promedio de agua corriente en el país es de 350 litros diarios por persona, mientras que el promedio mundial es de 100 litros menos”. En este contexto, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental pidió regular su consumo, “para que este recurso esté disponible para la hidratación de toda la población”.

Ante esta situación, la Administración de Parques Nacionales (APN), dependiente de la cartera de Ambiente, anunció la prohibición de realizar fuego en los campamentos abiertos de las áreas protegidas a fin de evitar la ocurrencia de focos ígneos.

Fuente: Revista Nuevas Energías