“Amigo, flasheamos y matamos a uno”: más audios comprometen a los rugbiers

Los ocho rugbiers acusados de ser coautores en el crimen de Fernando Báez Sosa fueron convocados este miércoles para ser sometidos a una nueva indagatoria ante la Justicia. Hasta el momento, solo Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli y Blas Cinalli se encontraron cara a cara con la fiscal del caso, Verónica Zamboni, aunque se negaron a declarar y cuestionaron la instrucción de la causa y a la anterior indagatoria.

De este modo, resta que los demás sospechosos se presenten ante la fiscal, aunque no hay certezas de si alguno se animará a romper el silencio. Además de haber sufrido un agravante en su acusación, en las últimas horas se filtraron unos chats de WhatsApp en donde uno de los implicados revela que luego de haber mandando a la víctima al hospital “sin signos vitales”, ya planeaban salir a bailar con amigos la noche siguiente.

Luego de un mes detenidos, y sin haber contando la verdad, los principales acusados por el crimen de Báez Sosa, Thomsen y Pertossi, se presentaron en la audiencia ante el juez y la fiscal de la causa, pero no lo hicieron para declarar sino para criticar su detención. “No sabemos por qué estamos acá ni sabemos de qué nos acusan”, aseguraron.

Del mismo modo, Enzo Comelli y Blas Cinalli también se llamaron al silencio, y en lugar de pedir disculpas, mostraron su desconfianza respecto a la fiscal. “Nos mintió que nos había mostrado el expediente y que se había leído y no era cierto. Nosotros nos sentimos muy frustrados por la Justicia. No se nos explicó nada. Nos dijeron cosas que no entendimos y nunca se nos dio el espacio para que nos expliquen qué era lo que estaba pasando. A nosotros nos condenó la sociedad antes que cualquier juez o fiscal”, aseguró Thomsen según publicó Infobae.

Antes, por pedido del imputado, se solicitó la presencia del juez del caso, y una vez que estuvo en el lugar, recién en ese entonces el acusado aseguró que no confía en la fiscal porque nunca les dijo por qué se los había detenido.

Los cuatro fueron subidos a un micro que los llevó nuevamente hasta la cárcel de Dolores, donde están alojados. El resto de los imputados permanece a la espera de la indagatoria, que comenzó este miércoles minutos después del mediodía.

En las últimas horas se hizo público un audio de Blas Cinalli, en el que se escucha a otro de los detenidos mientras dialoga con un amigo minutos después de la golpiza mortal. “Nos cagamos a piñas en el boliche, nos sacaron a todos. Esperamos a que se fuera la policía y los recagamos a palos. Uno convulsionó y al otro lo mandamos al hospital sin signos vitales. Amigo flasheamos, matamos a uno”, aseguró.

Sobre esto, Fernando Burlando, el abogado que representa junto con su equipo de colegas a los papás de Báez Sosa, dijo en comunicación con el programa Cronicas de la Tarde, que luego de pegarle al joven de 18 años, Cinalli se comunica con otros amigos que estaban por llegar a Villa Gesell, y le pide marihuana para organizar una previa en la noche del sábado.

“Sobre esto hay audios y mensajes de Whatsapp. Cuando habla Cinalli y relata cómo fue el hecho, hace referencia a que esperaron a que la policía los sacara del lugar, y que una vez que consideraron que ellos estaban tranquilos, ellos salieron en la búsqueda de Fernando. Y cuando habla de la posibilidad de volver al lugar para el cuerpo de Fernando, es repugnante”, aseguró el letrado.

Además, Burlando reveló que como querella, tiene la intención de citar al sospechoso número 11 para que declare, tanto como testigo o como imputado. “Hay tres testigos que no identificaron a ninguno de los detenidos, y nos falta alguien en lo que es su declaración, por eso nosotros tenemos que descartarlo”, aclaró.

 

Fuente: Big Bang News

× Whatsapp