Ante la UIA, el presidente reclamó que el FMI haga una evaluación del préstamo que le dio al Gobierno de Macri

El presidente Alberto Fernández anunció este jueves la creación de un Plan Productivo 2030 para potenciar a los sectores productivos, las industrias, las exportaciones y generar empleo. Lo hizo al participar del cierre de la 27ª Conferencia Industrial organizada por la Unión Industrial Argentina (UIA), que se desarrolló en el centro de exposiciones Parque Norte.

En ese marco se refirió a las negociaciones que se desarrollan con el Fondo Monetario Internacional y en ese sentido dijo: “Le pedimos al FMI que antes de que cerremos un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa stand-by por el que se desembolsaron 44 mil millones de dólares que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales”, recalcó el mandatario.

También manifestó que el plan plurianual que será enviado al Congreso “traza la política macroeconómica que es posible llevar adelante y que generará resultados positivos para nuestra Argentina”.

“Mi responsabilidad es trabajar para que la deuda no postergue más el desarrollo argentino”, insistió.

Fernández se mostró amplio al afirmar que “el renacimiento de la Argentina nos necesita a todos y todas. Sin excepción. Para desplegar todas nuestras capacidades productivas, para construir un territorio federal equilibrado, para potenciar la educación en todos los niveles, para multiplicar nuestras capacidades científicas y tecnológicas”, y en una nueva crítica hacia la administración anterior aseguró que entre 2016 y 2019 la Argentina fue uno de los países que más capacidades industriales perdió, con una caída del 17 por ciento de la producción industrial por habitante.

El país “está atravesando un claro proceso de recuperación económica”, aseguró, y pronosticó que “a inicios del año próximo la actividad industrial habrá recuperado lo que se perdió desde los inicios de la crisis de 2018 y 2019”.

En ese marco, indicó que “la industria es la vanguardia de la recuperación económica”, e hizo hincapié en que las exportaciones ya superaron los niveles de 2013 y que su perfil “está cambiando y refleja el nuevo esquema de incentivos favorable a la industria con más insumos para producir y menos productos terminados”.

“Quienes afirman que la producción no necesita del Estado o, peor aún, que el Estado es un obstáculo a la producción, desconocen o quieren esconder algo fundamental: todos los procesos de desarrollo sostenible requieren de un Estado activo, inteligente y presente que contribuya y potencie a todos los sectores productivos”, remarcó.

Como parte de esas políticas, el presidente detalló que desde el Poder Ejecutivo este año se enviaron seis proyectos de Ley al Congreso Nacional para promover la producción de Hidrocarburos, al complejo Agrobioindustrial, el Compre Argentino, el Cannabis industrial, la movilidad sustentable y la industria automotriz.

“Cada uno de estos procesos es el resultado del diálogo entre todos los sectores. Cada uno de estos proyectos es una demostración de que juntos ya estamos construyendo una nueva cultura productiva, donde nos escuchemos para construir acuerdos que ayuden al país”, afirmó.

Fernández pidió “no recaer en visiones anti-industriales”. “No podemos recaer en aperturas indiscriminadas de la economía que destruyen a la industria nacional. No podemos recaer en políticas socialmente excluyentes. Todas ellas son profundamente injustas y aumentan la pobreza. Pero también generan la caída del consumo y destruyen empresas. No podemos recaer en políticas de endeudamiento irresponsable. No podemos recaer en políticas que ven el trabajo o los derechos sociales como un obstáculo”, consideró. 

En cuanto a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, expresó: “Afrontaremos las deudas que otros generaron. Pero ese acuerdo no será a costa del desarrollo del país ni en base a ningún programa de ajuste. Seguimos negociando con el FMI a paso seguro y con el pulso firme”.

“Le pedimos al FMI que antes de que cerremos un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa stand-by por el que se desembolsaron 44 mil millones de dólares que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales”, recalcó.

“Mi responsabilidad es trabajar para que la deuda no postergue más el desarrollo argentino”, insistió.

Y destacó que su sueño es “una Argentina con producción y trabajo, una Argentina donde la educación potencie el conocimiento de nuestros jóvenes, una Argentina donde los derechos se amplíen y no se restrinjan”.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires