Apelaron el fallo que envió a la cárcel al profesor de música del San Buenaventura

La causa por los abusos en el Instituto San Buenaventura se mueve ahora en la Cámara del Crimen 1 de Villa Mercedes, que tendrá que resolver dos apelaciones: una del abogado defensor del profesor de música Juan Manuel Chávez, procesado y encarcelado por cuatro abusos sexuales y un caso de corrupción de menores, con la que ataca el fallo del juez Alfredo Cuello y otra de la abogada que representa a un grupo de padres que, al parecer, no quedó conforme con la calificación legal de los hechos.

 

La suposición se sostiene en que la abogada Micaela Eguinoa no ha dado detalles sobre el contenido de su apelación pese a los insistentes llamados de SanLuis24. La existencia de ese recurso fue confirmada por los otros dos abogados que intervienen en el expediente, el defensor Vicente Cuesta y Pascual Celdrán, que representa a otro grupo de padres denunciantes.

 

Cuesta atacó el auto de procesamiento del juez Cuello por el lado de la corrupción de menores, delito que, según el penalista, no existió. “Se usó únicamente para dictarle la prisión preventiva a mi cliente”, dijo en un breve contacto telefónico con este medio.

 

El juez instructor consideró que Chávez había usado a un nene de seis años como si fuese “un cómplice” en el denominado juego del gato y el ratón donde –según Cuello-, se produjeron los tocamientos a los nenes, todos alumnos de primer grado. Pero, aseguró Cuesta, ese alumno no había declarado en la Cámara Gesell.

 

Pese a la reserva en la que está inmerso el expediente, SanLuis24 pudo saber que la apelación del defensor cuestiona la intervención del ministro del Superior Tribunal de Justicia Carlos Cobo por su intromisión en las audiencias que llevaba adelante el juez Cuello y también la del procurador Fernando Estrada, quien removió al fiscal Maximiliano Bazla.

 

Las dos apelaciones constituyen el movimiento más significativo de la investigación en los últimos quince días. Y por una serie de factores que comenzarán a develarse en los próximos días, la decisión de la Cámara podría demorarse varias semanas.