Apuntan a la falta de controles de la Municipalidad y el accionar de los patovicas por el crimen de Matías Auderut

AUDIO: HUGO AUDERUT (PAPÁ DE MATÍAS)

{mp3}auderut18022019{/mp3}

 

AUDIO: DIEGO ASTUDILLO (CÁMARA DE BARES, BOLICHES Y LOCALES NOCTURNOS)

{mp3} astudillo18022019{/mp3}

 

A un mes y medio de la muerte de Matías Auderut, el joven que recibió una brutal golpiza a la salida del bar Say No More en la madrugada del 30 de diciembre del año pasado, su padre, Hugo, apuntó otra vez contra el personal de seguridad del local.

De acuerdo a los testimonios de testigos que aportó la familia a la justicia, fueron cinco personas las que le pegaron al joven de 30 años: dos patovicas y tres clientes ocasionales del bar.

Hugo no solo acusó a los “patovicas” sino que también apuntó a “toda la cadena de responsabilidades que se cruzaron para este lamentable suceso”, como la Municipalidad, por la falta de controles sobre el personal que trabaja de los locales nocturnos, el comercio, por la venta de alcohol y la contratación de personal no apto para las tareas de seguridad, y la Policía, por no realizar operativos en la zona de la avenida Illía durante las noches de los fines de semana.

“De a poco vamos aceptando (la pérdida del hijo), pero estamos haciendo y transitando este dolor de forma activa”, relató Hugo al programa Información sin Ruido.

Dijo también que la familia quiere el esclarecimiento del hecho, no venganza por la muerte de Matías. “Hacer venganza o justicia por mano propia no es lo que estamos buscando. Si que se esclarezca y se vaya a fondo, para que se esclarezca lo que pasó y para que no vuelva a pasar, porque sigue habiendo hechos”, señaló.

Por el crimen hubo dos acusados detenidos y un tercero que todavía está prófugo. Los primeros capturados fueron Federico Zamudio (malabarista correntino) y Gilcimar Vispo Suosa (artesano brasilero). El primero fue procesado con prisión preventiva porque sería quien le dio el golpe mortal al joven con una rueda de malabares, mientras que al segundo se le dictó la falta de mérito, porque las pruebas no alcanzaron para establecer que participó de la agresión.

El tercero, apodado el “Neuquino”, fue identificado y la Policía estaba al acecho esperando la orden judicial para detenerlo. Pero desde que el juez en turno (Ariel Parrillis, titular del Juzgado del Crimen N°2) libró el oficio, pasó casi un mes y todavía no lo detuvieron.

Auderut detalló que la Policía tiene en su poder el video filmado por un cliente de Say No More en el momento de la golpiza desde el 1 de enero. “Ahí sale claramente que los que inician esta golpiza son los empleados de seguridad de los boliches, que son de una empresa que tienen seguridad en Ibiza y Picasso. Le pegan el de Say No More y el de Ibiza, uno de los de seguridad, el de Ibiza, tenía una manopla”, contó el padre de la víctima.

Hugo cuestionó que los “patovicas” no sólo no intervinieron para evitar el disturbio, sino que ellos participaron de la paliza y alentaban a que le pegaran al joven. Además, serían ellos quienes posibilitaron la fuga del prófugo. “Una de las personas que estaba adentro del bar, conocido de la gente de seguridad, sale y le da a Matías con una picana. Esa persona está identificada, le dicen ¨neuquino¨ y la gente de seguridad del boliche le advirtió que lo estaban buscando”, contó.

La familia y la Cámara de Bares Boliches y Locales Nocturnos apuntaron también a la falta de controles municipales: desde el 2016 rige la Ordenanza 3457 que ordena la creación de un registro del personal que brinda seguridad en los comercios nocturnos, con la certificación de antecedentes penales y el apto psicofísico. Hasta la semana pasada, esa norma no era aplicada por el Municipio.

“Una de las personas tiene antecedentes por violencia de género. Estas cosas podrían haber sido evitables si se pusiera en función esta ordenanza”, sentenció el padre de Matías.

El secretario de la Cámara, Diego Astudillo, ratificó: “La Municipalidad no tenía registrado el personal de las empresas de seguridad. Hay tres empresas que prestan esos servicios en la ciudad y el Municipio no las tiene registradas. El Municipio no se quiere enterar”.

Un homenaje a Matías en el club de sus amores

Un grupo de hinchas de Sportivo Estudiantes de San Luis decidió inmortalizar el amor que tenía Matías por el “Verde”.

Después de una colecta que organizaron en los partidos que Estudiantes jugó de local este año, lograron elaborar una bandera que tiene la imagen del joven y la leyenda “Ni la muerte nos va a separar”.

El “trapo” fue exhibido este domingo a la noche, en el partido que el “Verde” empató con Juventud Unida Universitario por el Torneo Federal A.

No es la primera vez que la figura de Matías aparece en las canchas puntanas: ya en los partidos anteriores de Estudiantes frente a Juventud (en lo que va del 2019 jugaron otras tres veces, dos por Copa Argentina y una por el Federal), los jugadores habían mostrado una bandera para pedir justicia por el crimen.

× ¿Te ayudamos?