Argentina, al borde del papelón

Un desastre. Así se puede definir el partido de la selección Argentina ante Croacia, por la segunda fecha del grupo D del Mundial de Rusia 2018.

Un desastre el resultado, pero también un desastre el nivel de juego.

No jugó un mal primer tiempo el equipo de Sampaoli, aunque, claro, tampoco es que fue una maravilla. Controló la pelota, tuvo una chance inmejorable que Enzo Pérez tiró afuera, y casi no sufrió los ataques croatas.

Pero el error de Caballero en el segundo tiempo, que le sirvió el primer gol a Croacia, fue letal para Messi y compañía. El equipo se desarmó, literalmente.

Con enjundia – y cierta dosis de desesperación –, pero sin ideas, fue a buscar el empate que nunca llegó. La firmeza de los croatas en defensa y la salida rápida de sus delanteros para el contragolpe, asistidos por los buenos volantes, hacían prever que los europeos podían liquidar el partido en cualquier momento.

Y lo liquidaron. Primero con un buen gol de Modric de afuera del área y luego con Rakitic, tras una serie de rebotes.

No ayudaron los cambios, no solo porque los que ingresaron no pudieron cambiar la historia sino también porque con las modificaciones el DT desarmó el esquema táctico inicial y fue más bien un “todos al ataque”.

La acumulación de hombres en ataque (en un momento estaban todos: Dybala, Higuaín, Messi, Meza, Pavón y Acuña) no es nunca garantía de mayor ni mejor ofensiva, sino un signo inequívoco de la pérdida completa de ideas.

La derrota caló hondo en el seleccionado que ve escapar así sus aspiraciones de, al menos, estar entre los cuatro primeros. Jugando así, quizá de casualidad pueda ganar algún partido, pero nada más.

La “buena noticia” no es tan buena y ni siquiera es una noticia: Argentina no está eliminada. Eso sí: depende de otros resultados. En primer lugar, el de este viernes cuando jueguen Islandia y Nigeria. Y en la última fecha, el de Croacia frente a Nigeria.

¿Qué tiene que pasar? Lo ideal sería que Nigeria le gane a Islandia. Así, Argentina incrementa sus chances para la última fecha de la fase de grupos. Sí le gana a Nigeria (por haber perdido 3 a 0 deberá triunfar por una diferencia abultada) competirá mano a mano con Islandia. Si Islandia también gana su duelo con Croacia, pasará el que tenga mejor diferencia de gol.

Si Islandia y Nigeria empatan, los tres tendrán posibilidades de acceder a la próxima ronda. Ahí, Argentina deberá ganarle a los africanos y esperar que los europeos no pasen del empate. Si Islandia gana en la última fecha (enfrenta a Croacia que así se aseguraría incluso el primer lugar del grupo), la selección de Sampaoli pega la vuelta.

Si Islandia le gana a Nigeria, el equipo de Messi puede ir reservando los pasajes de vuelta: el empate entre islandeses y croatas en la última fecha lo deja afuera y a los dos europeos en octavos. Por más que Argentina gane.

De todas maneras, con los tres resultados posibles Argentina llegará con chances a la última fecha. Claro que para ratificarlas debe ganar, algo que, hoy por hoy, no puede darse por sentado.

 

 

Por Facundo Insegna.