Argentina envió a la Antártida un robot autónomo para investigar los glaciares

Luego de una cooperación entre el Instituto Antártico Argentino (IAA), la Universidad de la Defensa (UnDef), la Facultad de la Armada (FadARA) y la Escuela de Oficiales de la Armada Argentina (ESOA), nació el “Robot de uso científico en el sector antártico”. Este vehículo es una plataforma robótica, de cuatro ruedas, con una tracción controlada, que cuenta con cámaras, sensores, un brazo y paneles solares, y ya está rumbo a la Antártida para realizar las mediciones que se hacen cada año en el glaciar Bahía del Diablo de la isla Vega, a 60 kilómetros de la Base Marambio. Entre las capacidades más importantes del vehículo, se puede destacar la de tomar imágenes en tiempo real, poder reconocer patrones a distancia y disponer de un sistema de conexión así como uno de control vía web.

El robot tiene dos modos de navegación: autónomo y radio controlado, por lo tanto, será útil para la investigación glaciológica a distancia. Además, posee dos cámaras, una de las cuales tiene la posibilidad de grabar de forma diurna o nocturna, tanto imagen como audio, mientras que la otra cámara está conectada a una red neuronal que permite que el robot reciba datos para que la cámara haga búsquedas específicas y cuando detecte el objetivo, lo grabe o lo fotografíe.

El responsable del equipo de desarrollo del robot es Andrés García, ingeniero electrónico egresado de la Universidad Nacional del Sur y doctor en sistemas de control, quien además se desempeña como profesor de Control Aplicado a Artillería e Investigador de la ESOA.

La Base Marambio se encuentra sobre una isla homónima, a 3.304 kilómetros de Buenos Aires, y tiene unas temperaturas de treinta grados bajo cero, y unos grandes vientos de 120 km/h.

Esta será la primera vez que Argentina experimenta con un robot de este estilo en la Antártida, por lo tanto representa un gran paso adelante en la tecnología de nuestro país.

Fuente: MDZ