Argentina es el nuevo campeón mundial de futsal

En el partido final disputado en Posadas, provincia de Misiones, y tras empatar 2 a 2 en el tiempo reglamentario, Argentina venció a Brasil por 3 a 2 en el alargue y se consagró campeón mundial de fútbol de salón por segunda vez en su historia.

 

El partido se desarrolló en el estadio Polideportivo Municipal de Montecarlo de la capital misionera ante más 6.500 espectadores, que observaron como Argentina logró el título por segunda vez. ya que el seleccionado argentino de Fútbol de Salón había conquistado su anterior título en la edición de 1994, que también se organizó en Posadas.

 

En un partido que comenzó con la presión muy arriba del equipo alibiceleste frente a un Brasil que se defendió, aguantó y de a poco fue emparejando las acciones.

La presión alta le volvió a dar resultado al equipo nacional que dirige Ariel Avveduto y a dos minutos, el misionero Sandro Antiveros recuperó una pelota cerca del área, eludió al arquero y puso el 1 a 0.

 

Argentina continuó con la presión, pero de el contragolpe de Brasil comenzó a dar sus frutos y logró el empate luego de una corrida y centro atrás, que Diego Da Costa la empujó al gol.

En el segundo tiempo, con la presión de ser local, Argentina buscó por todos lados el gol que le diera la ventaja, pero le faltó justeza en la definición y lo terminó por penar sobre el final. Es que en la primera jugada de peligro del conjunto brasileño terminó con el gol de Fernando Hamann, a un minuto veinte segundos para concluir el encuentro.

 

El equipo argentino sintió el golpe, pero de todas formas buscó el empate y cuando se esfumaban las esperanzas y tras errar un penal por medio de Diego Koltes a doce segundos del final, de un lateral y a seis segundos de finalizar el tiempo reglamentario, Marcelo Mescolatti puso el agónico 2 a 2, para llegar al alargue.

 

En el suplementario, con el envión del gol sobre la hora, el que volvió a golpear fue el seleccionado argentino. Gonzalo Pires, el joven que estuve cerca que perderse la competencia por una lesión, mandó la pelota a la red con un disparo cruzado a los dos minutos.

Brasil necesitado fue por el empate pero su propia incapacidad y desesperación no pudieron doblegar la férrea defensa del equipo de Avveduto. Llegó entonces el final que desató el delirio de la multitud en el Polideportivo Montecarlo.

 

Fuente: Infobae

× ¿Te ayudamos?