Aseguran que más del 80% de la pirotecnia que se utiliza en el país es lumínica y de bajo impacto sonoro

AUDIO: EZEQUIEL ASQUINAZI (DIRECTOR DE RELACIONES INSTITUCIONALES DE CAEFA)

{mp3}asquinazi30122019{/mp3}

 

Mientras avanzan normativas en ciudades y provincias de todo el país para prohibir la utilización y venta de pirotecnia, por los perjuicios que causa en animales y personas con trastorno del espectro autista, desde la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales (CAEFA) aseguraron que, en realidad, en el país se usan cada vez más fuegos de artificio lumínicos y de bajo impacto sonoro.

Ezequiel Asquinazi, director de Relaciones Institucionales de CAEFA, afirmó que desde la entidad incluso se realizan desde hace años campañas para promover la utilización los productos lumínicos. “El 80 por ciento de los productos pirotécnicos son lumínicos y, del 20 por ciento restante sonoro, la mayoría son de bajo impacto sonoro”, detalló.

“La Cámara, a través de sus empresas, transmite un mensaje incluso a los kioscos a que se aliente el uso de productos de bajo impacto sonoro”, añadió, y detalló que CAEFA comenzó a hacer campañas junto con asociaciones de familiares de personas con trastorno del espectro autista para reducir la utilización de la pirotecnia sonora.

Asquinazi afirmó también que la industria genera 60 mil puestos de trabajo en todo el país. “Tenemos que cuidar eso. A raíz de la proliferación de normas donde se prohíbe la pirotecnia, el sector se ha visto afectado”, indicó.

De todas maneras, aseveró que las prohibiciones a la utilización, fabricación y venta de pirotecnia son inconstitucionales. “Así lo ha marcado la justicia en varios casos, donde ha anulado las normas de prohibición”, dijo.

En San Luis, no menos de 9 municipios establecieron ordenanzas de “pirotecnia cero”. Representantes de la Cámara, incluso, estuvieron en la capital puntana cuando se trató en el Concejo Deliberante la norma local que prohíbe la pirotecnia sonora, aunque no la lumínica, en la ciudad.

Asquinazi remarcó que, además de la afectación de los puestos de trabajo, el problema que tienen los municipios es controlar las prohibiciones. “Cuando está permitida la pirotecnia, los inspectores controlan en los comercios habilitados; cuando se prohíbe, lo que surge es la pirotecnia ilegal”, añadió.

“En los lugares donde está restringido, la gente utiliza igual fuegos artificiales. La diferencia es que, o los compra en el municipio o la provincia de al lado, perjudicando al comercio local, o, lo que es más riesgoso, compra productos ilegales, que son más peligrosos, que pueden tener consecuencias negativas”, cerró.

× ¿Te ayudamos?