Asesinan a un testigo que declaró contra Los Monos

El pasado sábado a primera hora fue baleado el Centro de Justicia Penal de Rosario, pero por la noche ocurrió un hecho de sangre que alarmó y preocupó a toda la ciudad santafesina. Un hombre de 37 años fue asesinado a quemarropa de cinco tiros en el pecho.

La víctima había sido llevada por la fuerza pública desde la provincia de Chaco para declarar en diciembre pasado como uno de los testigos contra la banda de Los Monos. Ese día, el hombre se desdijo de lo que había declarado en junio de 2013. Pasadas las 22 del sábado dos desconocidos en moto asesinaron de cinco disparos en el pecho a un hombre de 37 años cuando estaba en la puerta de su vivienda de Barra al 2300. La víctima fue identificada como Diego Germán Romero.

En 2013, Romero contó ante el juez Juan Carlos Vienna -titular por ese tiempo del Juzgado de Instrucción 4ª- que Mariano “Gordo” Salomón lo contactó de parte de Ramón Machuca y Ariel Guille Cantero para que trabajara en un búnker de Lima y 27 de Febrero. El acuerdo era doce horas al día por 500 pesos y drogas.

 

Fuente: Cronica

Asesinan a un testigo que declaró contra Los Monos

El pasado sábado a primera hora fue baleado el Centro de Justicia Penal de Rosario, pero por la noche ocurrió un hecho de sangre que alarmó y preocupó a toda la ciudad santafesina. Un hombre de 37 años fue asesinado a quemarropa de cinco tiros en el pecho.

La víctima había sido llevada por la fuerza pública desde la provincia de Chaco para declarar en diciembre pasado como uno de los testigos contra la banda de Los Monos. Ese día, el hombre se desdijo de lo que había declarado en junio de 2013. Pasadas las 22 del sábado dos desconocidos en moto asesinaron de cinco disparos en el pecho a un hombre de 37 años cuando estaba en la puerta de su vivienda de Barra al 2300. La víctima fue identificada como Diego Germán Romero.

En 2013, Romero contó ante el juez Juan Carlos Vienna -titular por ese tiempo del Juzgado de Instrucción 4ª- que Mariano “Gordo” Salomón lo contactó de parte de Ramón Machuca y Ariel Guille Cantero para que trabajara en un búnker de Lima y 27 de Febrero. El acuerdo era doce horas al día por 500 pesos y drogas.

 

Fuente: Cronica