Aterrador deshielo en Groenlandia por altas temperaturas

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) acaba de anunciar que Groenlandia está experimentando un nuevo deshielo masivo y súbito. La cantidad de agua perdida en tan poco tiempo es realmente descomunal. La isla se despidió el martes de más de 8.500 millones de toneladas de masa superficial, y de 18.400 millones de toneladas desde el domingo 25 de julio, según el Instituto Meteorológico de Dinamarca.

El 27 de julio, la mayor parte de la mitad oriental de Groenlandia, desde su extremo norte a su extremo sur no tenía hielo, lo cual es inusual ya que representa casi 4 veces más que lo normal para esta época. Lo que se derritió este martes es suficiente como para cubrir toda la provincia de Buenos Aires con una capa de agua de aproximadamente 2 centímetros. Hay que recordar que el deshielo que está sobre la superficie terrestre -glaciares, Groenlandia y la Antártida- es el que incrementa el nivel de los océanos, por lo que este tipo de situaciones generan preocupación.

Esta es la tercera mayor pérdida de hielo de Groenlandia en un solo día desde 1950. Los otros dos récords, también se dieron en la última década, ocurrieron en 2012 y 2019. El del 2019 fue un derretimiento mucho mayor al de este año. Se perdieron alrededor de 12.000 millones de toneladas en 24 horas y 40.000 millones de toneladas en total. Pero el de este 2021 tuvo una superficie afectada mucho más grande, superior a un millón de kilómetros cuadrados.

Estos eventos son una clara señal de cómo el cambio climático está aumentando la frecuencia de las situaciones que generan enormes derretimientos de hielo superficial. A medida que la superficie de Groenlandia sigue derritiéndose, las ciudades costeras de todo el mundo son vulnerables a un empeoramiento de las inundaciones por tormentas a medida que aumenta el nivel del mar, especialmente cuando el clima extremo coincide con las mareas altas. Se espera que las pérdidas de hielo de Groenlandia eleven el nivel global del mar entre 2 y 10 centímetros para finales de siglo.

Temperaturas

Sobre la isla predominaron altas presiones que generaron una persistente circulación de aire más cálido que lo normal. Varios puntos de Groenlandia, ubicados a una latitud de 70°N, registraron temperaturas que superaron los 20°C.

El deshielo fue tan repentino, que fue posible observar desde el espacio las plumas de agua y sedimentos que se desprendían de los bloques de hielo y nieve para mezclarse en el océano. Tales eventos cálidos pueden crear circuitos de retroalimentación que impulsen un mayor calentamiento y derretimiento de hielo, ya que a medida que la nieve se derrite, expone el hielo o el suelo más oscuro debajo, que absorbe más luz solar en lugar de reflejarla fuera de la atmósfera. Los científicos aseguran que el derretimiento de hielo mundial aumentó un 60% desde la década de 1990. Y desde la década de 2010, la Tierra perdió 1,2 billones de toneladas de hielo cada año.

Fuente: Meteored