AUDIO | Advierten que una organización pretende “hacer negocios” con los tigres cautivos en Justo Daract

La noticia sobre la presencia de 4 tigres de bengala en una estancia cercana a la localidad de Justo Daract generó estupor y sorpresa en la sociedad sanluiseña. La situación fue expuesta el fin de semana pasado por una organización internacional que trabaja con un supuesto “santuario” de Sudáfrica, que busca trasladarlos a ese país.

La organización que brindó la información a los medios argentinos, sobre todo puntanos, es Wildlife Advocates Foundation, cuya representante en el país es la holandesa Natasja de Winter. La supuesta ONG gestiona el viaje de los animales al “santuario” itinerante Ubuntu Wildlife Sancturary (Sudáfrica), propiedad de Jurg Olsen.

Audio: Alejandra Juárez, fundadora y directora del Centro Argentino de Rescate

Los felinos viven encerrados en un vagón adaptado como jaula en el interior de la estancia Santa Romana, situada sobre la autopista de las Serranías Puntanas a la altura del km 670.

De acuerdo a los datos que circularon el fin de semana, quedaron allí desde el 2007, cuando el dueño de un circo los dejó al cuidado de los trabajadores del lugar porque no tenía cómo llevarlos. Se comprometió a regresar cuando consiguiera dónde trasladarlos, pero nunca retornó.

“Se legisló que ningún circo con animales podían circular en Argentina, entonces los circos los trasladaron adonde pudieron. Este ha sido el caso”, explicó Alejandra Juárez, fundadora y directora del Centro Argentino de Rescate, en declaraciones a SanLuis24 Radio.

Juárez resaltó que las organizaciones ambientalistas, e incluso los organismos gubernamentales, ya conocían la existencia de esos tigres y su presencia en la provincia; y hasta “se estaba planificando sacarlos”, a pedido de los propietarios de la estancia.

“Lo que más nos preocupa ahora es el lugar de destino al que quieren llevarlos”, advirtió la rescatista, y destacó que si bien los animales permanecen en cautiverio, “están bien alimentados”.

Juárez detalló que fue “el propietario del lugar el que solicitó que se los saquen y ahí es cuando aparece esta organización representada en la Argentina por una holandesa”. Y profundizó que la misma fundación “se presentó en algunos lugares de argentina y logró sacar animales de Santiago del Estero, por ejemplo, y los llevó a un falso santuario en Sudáfrica; hay que remarcar que los tigres no pertenecen a Sudáfrica ni a África, son asiáticos”.

“No estoy en contra de un buen cautiverio, pero hay santuarios buenos y otros malos”, indicó Juárez.

Respecto de los animales “rescatados” de Santiago del Estero, la ambientalista insistió en que fueron a un lugar bastante alejado de ser un santuario. “Al dueño de este santuario de Sudáfrica lo contratan los privados y crean lugares de caza o de entretenimiento. Los animales de Santiago fueron a un resort donde se podía reservar en la temporada de caza mayor. Después de pedir donaciones a los argentinos los trasladó a otro lugar en Sudáfrica, a otro resort”, informó.

El Centro Argentino de Rescate plantea que los animales se pueden trasladar a un santuario en el país, lo que demandaría, incluso, un gasto menor. “En Argentina piden $1.500.000 por tigre; trasladarlos a Sudáfrica son 25.000 euros. Enviarlos a Sudáfrica es un mero negocio, un tráfico de animales de guante blanco”, sentenció.

También consideró que la situación de los tigres fue expuesta por la organización “porque no están juntando el dinero que quieren juntar para el traslado”, y que se puso a los animales “en una situación victimaria que no es real”.

Por otro lado, dijo que el dueño de Santa Romana podría destinar “5 o 6 hectáreas” para hacer un recinto en el que los felinos pudieran vivir, en cautiverio, pero con mejores condiciones.