AUDIO | “No todos los que portan el virus dejan de circular”, advirtió una infectóloga

Audio: María del Valle “Uqui” Chada, infectóloga

La médica infectóloga María del Valle “Uqui” Chada, lamentó el crecimiento constante de los casos de coronavirus en la provincia y afirmó que la suba se debe, en gran parte, a que “no todos los que portan el virus dejan de circular”.

“Los números no paran de subir” alertó la especialista, y aseveró que “el Gobierno tiene al alcance de la mano frenar la deambulación del que porta el virus”.

Chada describió que, por ejemplo, en el Sanatorio Rivadavia en el que trabaja, el sector de terapia intensiva está “lleno”, y que, por el aumento de casos y de internaciones, el Hospital público ya no recibe pacientes derivados de clínicas privadas.

Advirtió también que la llegada del invierno sumará un problema a la suba de contagios. “Baja la temperatura y aumenta la cantidad de gente que está en lugares cerrados, no hay capacidad de ventilación”, señaló. Esa situación hace que una persona con síntomas no sepa si se trata de un resfrío o de coronavirus.

En ese sentido, indicó que la sociedad tiende a “negar la enfermedad” y asimilar que quizás como te suele doler la garganta en esa estación del año “ya se me va a pasar” y no se hisopa. “No piensa que un dolor de garganta es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario”, dijo. En esos casos, suele suceder que pacientes contagiados no se aíslan.

Chada insistió en que los pacientes que llegan a las clínicas “son dependientes de oxígeno porque saturan menos del 94%, requieren de terapia y drogas y también tiene una edad mucho más baja que la que teníamos el año pasado”.

Las nuevas cepas son “enfermedades mucho más agresivas en poco tiempo y hay pacientes que nunca tuvieron nada, que no son diabéticos ni hipertensos, no son obesos, si son deportistas hasta quizás de alto rendimiento, y se ve al paciente con una neumonía gravísima que no tenemos explicación, la única es que se contagió de una variante que es mucho peor que la que estábamos acostumbrados a ver”.

La infectóloga pidió que se identifique a las víctimas fatales de la pandemia con “nombre y apellido” para que la sociedad tome conciencia. “Lamentablemente uno se acostumbra a escuchar números y muertes, pero cuando es mi hermano, mi papá, mi amigo, la población empieza a tomar conciencia, toma el barbijo con cariño, se empieza a juntar un poco menos con gente, toma distanciamiento, que es lo único que necesitamos para que este virus no siga haciéndonos daño”, sentenció.

× Whatsapp