Bares y restaurantes de la ciudad reabrieron sus puertas durante el fin de semana

El Gobierno anunció, en su reporte sobre la situación de emergencia sanitaria por coronavirus del viernes, que se autorizaba desde el sábado la reapertura de bares y restaurantes. Los locales deben respetar el horario de 11.00 a 19.00. De lunes a viernes se controlará la terminación del DNI para el ingreso de clientes, mientras que el fin de semana es libre a todo público.

En el protocolo que deben cumplir los locales se estableció una reducción en la cantidad de clientes que pueden ingresar, el distanciamiento social que deben tener entre personas y mesas en el lugar; se estipuló un tiempo en el que deben limpiar los picaportes y baños de los restaurantes; y se recomendó que las cartas y medios de pago sean digitales, entre otros.

La dueña de Café Havanna, Estefanía Sáenz, aseguró: “Nos enteramos con el reporte del Gobernador, estuvimos estudiando el protocolo hasta la madrugada y seleccionamos el personal que podía asistir a trabajar para abrir el sábado”.

Contó también que venían trabajando desde el 16 de mayo, cuando se habilitó el “take away” que permitió a muchos bares y restaurantes implementar el servicio de delivery.

Para abrir “tuvimos en cuenta que el protocolo pedía que los chicos que atienden tengan permiso de circulación y ya lo tenían; luego por el distanciamiento social ya teníamos distanciadas las mesas y la capacidad de personas se disminuyó a un 50%”, detalló Sáenz.

La dueña de Havanna afirmó que anotaron el nombre y el número de teléfono de todo cliente que ingresó al local para que “si el día de mañana llega a haber algún infectado, esperamos que no pero en caso de que haya, poder llamarlo y avisarle”.

En cuanto al personal que volvió a su rutina laboral con “ciertos cambios”, Sáenz señaló: “Todos usamos tapaboca y mascarilla. Para recibir a los clientes les colocamos alcohol en gel en el ingreso, teníamos dos trapos con lavandina para que puedan higienizarse los zapatos, después estuvimos constantemente limpiando los picaportes, manteniendo limpios los baños y tenemos una puerta de ingreso y otra de egreso”.

El Comité de Crisis recomendó que la carta del menú que ofrezcan los restaurantes debía ser digital para que las personas no tuvieran contacto con un “papel” que luego volverían a usar otros. La dueña del Café Havanna explicó que improvisaron el método virtual a través de WhatsApp: “En cada mesa colocamos el número de teléfono para que los clientes solicitaran la carta y nosotros se la enviábamos por PDF”. Y agregó: “Este lunes ya contamos con el lector de QR con el que el cliente se sienta, escanea con la cámara y puede visualizar todo el menú”.

Además, Sáenz indicó que “la vajilla que utilizamos es todo descartable y en caso de que algún cliente quiera la vajilla tradicional, después se lavará a temperaturas elevadas para que, si llega a haber algún virus, se descarte completamente”.

“Los precios se mantienen y sólo brindamos productos tradicionales que cuando llegan a nuestro local tienen que estar empaquetados y son desinfectados con agua y alcohol”, comentó.

Y concluyó: “Es toda una modalidad nueva, el equipo se tiene que adaptar a lo nuevo, pero muy contentos y agradecidos con el Comité de Crisis por darnos la oportunidad de abrir porque estábamos bastante golpeados”.

 

× Whatsapp