Barracas: matan a un policía de 66 años que quiso evitar que ingresaran a su casa

El hecho se registró el jueves pasadas las 20 horas en la calle Río Limay al 1300, pleno barrio porteño de Barracas. Alfredo Osvaldo Poggetti había regresado junto a su esposa, Liliana, de visitar a algunos familiares a bordo de un Volkswagen Fox negro.

Cuando descendían del vehículo en la puerta de su vivienda fueron sorprendidos por al menos tres delincuentes armados con fines de robo.

Poggetti se identificó como policía y comenzó a forcejear con los asaltantes, tras lo cual se trenzó en lucha para evitar que ingresaran a su casa.

El suboficial extrajo un revólver calibre .38 que portaba, tras lo cual se escuchó un disparo, cuya trayectoria ascendente impactó en la cabeza del hombre y le provocó la muerte casi en el acto en el pasillo de la propiedad.

Los asaltantes huyeron del lugar a pie y a los pocos minutos efectivos de la Prefectura Naval Argentina (PNA), con jurisdicción en la zona, y de la Policía de la Ciudad demoraron a tres sospechosos, dos hombres y una mujer, que fueron identificados gracias a las cámaras d seguridad del barrio.

Sin embargo, las fuentes consultadas indicaron que la Fiscalía Nacional Criminal y Correccional 1, a cargo de Pablo Recchini, no adoptó al momento temperamento legal alguno respecto a los tres demorados, debido a no poder contar con elementos constitutivos de delito por parte de los sospechosos.

Los investigadores intentaban determinar si el disparo que mató a la víctima provino de su propia arma de fuego o de la de alguno de los delincuentes.

Ayer a la noche vecinos de la víctima permanecían reunidos frente a la casa de Poggetti y reclamaban por mayor seguridad y justicia para el hombre asesinado. En diálogo con la prensa, ayer un familiar del policía dijo que fue asesinado “por defender a la mujer, porque la mujer está enferma”. 

Beto Starck, cameraman de América TV y ex yerno del policía asesinado, reveló que Alfredo era abuelo de tres nietos pequeños, que tenía planeado jubilarse y justamente, para huir de la inseguridad, soñaba con “abrir un puesto en Santa Clara del Mar”, vender sándwiches y vivir cerca de la playa.

Fuente: Filo.news

× ¿Te ayudamos?