Barrios de Pie presentó un informe sobre la situación nutricional en la provincia

En un informe realizado por Barrios de Pie y el Instituto de Investigación Social y Política Ciudadana (ISEPCi) en el primer semestre de este año, se registro que 4 de cada 10 niños o adolescentes de los barrios de alta vulnerabilidad socio-sanitaria presenta algún grado de malnutrición.

El trabajo realizado por promotores de salud de la organización, capacitados en el manejo de técnicas antropometricas, relevó en el primer semestre de este año 1185 personas, lo cual significo un incremento en comparación a los 1013 del último semestre de 2017. El censo se llevo a cabo en los Barrios 1ro de Mayo, 500 viviendas Norte,  5to Centenario, 9 de Julio, Cáceres, Eva Perón anexo III,  Juan Gilberto Funes, La República, Santa Rita, Solidaridad, Tibiletti y el B° El Chorrillo de Juana Koslay.

El Indice Barrios de Situación Nutricional (IBSN), indica que en la provincia en el 42,2 % de los niños o adolescentes encuestados, se presenta alguna variabilidad de malnutrición. Sobre 1072 personas de entre 2 y 19 años, el 20,3% presenta sobrepeso, el 20% obesidad y 1,9%  esta por debajo del peso promedio. Entre los lactantes de entre 0 a 2 años, el 31,86% presenta malnutrición.

 

 

Barrios de Pie alerta sobre la alimentación inadecuada con la que cuentan los niños y adolescentes que asisten a los merenderos, lo cual de no modificarse, abre las puertas a enfermedades tanto en lo inmediato como en la edad adulta. Limitando  su crecimiento y desarrollo integral tanto físico como psicosocial, deteriorando su calidad de vida.

 También, la organización barrial hace incapié en que el aumento sostenido del precio de los productos frescos como carnes, lácteo, frutas y verduras agravan la tendencia y así, mientras  baja la ingesta de proteínas, hierro, calcio y vitaminas,  sube la de hidratos de carbono y grasas.

En el contexto provincial critica la creación de los merenderos “22 de agosto” a los cuales considera que “son un parche al problema y no mejoran la calidad alimentaria y nutricional de los niños que acceden a dichos espacios ya que continúan brindando en su gran mayoría, productos con alto contenido calórico,  pero baja calidad nutritiva, con escasa presencia de frutas y lácteos, y altos volúmenes de grasas, carbohidratos y azúcar”.

Las principales conclusiones del IBSN son:

En los lactantes  de 113 relevados de 0 a 2 años, la malnutrición alcanza al 31.86% de lxs niñxs,  el  indicador por déficit bajo peso  alcanza a un 4.42% de lxs niñxs, mientras que los indicadores por exceso se presentan con un 12.39% de sobrepeso y 15.04% de obesidad.

En la primera infancia, de 2 a 6 años,  de un total de 394 niñxs, presentan malnutrición,  según el IMC/edad,  el 41.9%, 165 estarían afectados por algunas de las variantes de malnutrición. Aparece un  1.5% bajo peso, 24.6% de sobrepeso, 15.7% de obesidad. Se ubican en riesgo de bajo peso el 2,8% de lxs niñxs.

En la segunda infancia,  de 6 a 10 años,  de un total de 294 niñxs, presentan malnutrición,  según el IMC/edad, el 45,6%, 134 n, estarían afectados por algunas de las variantes de malnutrición. Aparece un  1,7% bajo peso, 17.3%

En los adolescentes de 10 a 19 años, de un total de 384 niñxs, presentan malnutrición,  según el IMC/edad,  el 39.8%, 153 n, estarían afectados por algunas de las variantes de malnutrición. Aparece un  2.3% bajo peso, 18.2% de sobrepeso, 19.3% de obesidad. Se ubican en riesgo de bajo peso el 3,6% de lxs niñxs.