Bastones y bocaditos de polenta, para picar sin parar

Ingredientes: 250 g. de polenta instantánea 1 lt. de caldo de pollo 1/2 cucharada de orégano seco 1/2 cucharada de tomillo seco 1/2 cucharada de ajo en polvo 1/2 cucharada de pimienta negra molida.  Aceite de oliva. Opcionales: queso rallado, queso fresco, jamón picado, verdura picada y escurrida.

Cómo se preparan los bastones 

Preparar la polenta como habitualmente: al caldo hirviente, al que agregamos las hierbas y condimentos, le agregamos la polenta en forma de lluvia revolviendo constantemente y con una cuchara de madera de mango largo ( para no quemarnos cuando burbujee). Va a espesarse y en un minuto está lista. Debe despegarse de la olla al revolver.

Una vez retirada del fuego es el momento de agregarle cualquiera de los opcionales si quieres hacerlo.

La mezcla se vuelca en un molde que sea cuadrado o rectangular. Debe quedar de unos 1 cm y 1/2 a 2 cm de alto. Esta polenta debe enfriarse para tomar mucho más consistencia y que sea posible cortarla.

Una vez que endureció, sacarla del molde dándolo vuelta sobre una mesada limpia y cortar bastoncitos. Estos pueden llevarse al horno o freírse ( eso a gusto).

En el caso del horno, se deben hornear en una asadera enaceitada  y a fuego fuerte. Hay que darlos vuelta cuando esté dorada la base. Para freírlos, se los puede pasar antes por polenta, lo que va a darles un toque crocante.

Como se preparan los bocaditos

Una vez cocida la polenta,  dejar enfriar hasta que esté manejable ( no fría, solo tibia). Con cuchara tomar una porción y formar una bolita, pasarla por huevo y pan rallado si se quieren freír, y si no, simplemente así como están, llevar a microondas para volver a calentarlas y servir con vegetales, carnes, pollo, etc. 

Fuente: PRONTO

× ¿Te ayudamos?