BCRA: subió la tasa del plazo fijo al 48% tras conocerse el dato de inflación

Este jueves se conoció el dato de inflación de abril y fue del 6% mensual, por debajo de la de marzo, que había sido del 6,7%, pero aún elevada comparada con los niveles cercanos al 4% de los meses previos. El Banco Central (BCRA) dispuso un ajuste al alza de la tasa de política monetaria de 200 puntos, en línea con lo que esperaba el mercado. Así, el piso del rendimiento del plazo fijo tradicional a 30 días se fijó en un 48%, lo que representa, aproximadamente, un 60,1% de tasa efectiva anual (TEA).

Asimismo, se elevó el rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días en 200 puntos básicos, pasando de 47% a 49%, lo que representa una Tasa Efectiva Anual de 61,8%, mientras que informó que “las tasas de interés activas se mantienen en niveles favorables, en especial para la inversión y la producción, y el sector MiPyME“. Así, la Línea de Inversión Productiva tiene una tasa nominal anual de 37% y la Línea de Capital de Trabajo de 47,5%.

Esta es la quinta suba de tasas de plazo fijo que aplica el BCRA en el año. La anterior fue el 13 de abril pasado, cuando el ajuste fue del 250 puntos y, así, el rendimiento del plazo fijo a 30 días se había fijado en un 46% anual para las imposiciones, lo que equivalió a un rendimiento de 57,1% de tasa efectiva anual (TEA).

Plazo fijo: esto rinde ahora respecto de la inflación

El economista Lorenso Sigaut Gravina advierte que la suba significativa responde al alto nivel de inflación que se registró en abril, sobre todo teniendo en cuenta con un resultado del 6,7% de la núcleo. “No queda claro que el piso vaya a volver a ser cercano al 4% y la expectativa es que se ubique alrededor del 5% desde ahora”, dice.

Asimismo, señala que estamos en una situación compleja porque no se puede atrasar el tipo de cambio para usarlo como ancla inflacionaria, ni tampoco las tarifas por el acuerdo con el FMI y la suba de los precios de la energía. Sigaut Gravina asegura, en ese sentido, que eso complica las cosas y la consolidación de un piso inflacionario más bajo. 

Cabe mencionar que, con el porcentaje registrado en abril, la inflación del primer cuatrimestre del año alcanzó un 23,1% y el dato interanual, o sea, correspondiente a los últimos 12 meses, es del 58%, en tanto que la esperada por el mercado para todo 2022 es superior al 65%.

En consecuencia, para que sean reales positivos, el rendimiento del plazo fijo a 30 días debería ser mínimamente de alrededor del 5,8% mensual, teniendo en cuenta la inflación del primer cuatrimestre, y del 4,8% para que sea positiva respecto de la suba de precios registrada en los últimos cuatro meses, mientras que si se considera la proyectada para todo 2022 (tomando el índice del 65%), la tasa debería ser superior al 5,4%.   

La suba de tasas de hoy da un rendimiento mensual aproximado para el plazo fijo de 4,9% mensual  (calculado en base a la TEA dividido por 12 meses). Así, se confirma lo que viene haciendo el BCRA en los últimos meses, que según indica el director de Epyca Consultores, Martín Kalos, es “ir acomodando la tasa de interés efectiva anual a la inflación acumulada”. Sin embargo, advierte que el índice de precios interanual sigue subiendo porque la base contra la que se compara es menor a la actual.

Suba de tasa: ¿es bueno o malo que el plazo fijo pague más?

En consecuencia, Ferrari sostiene que, “evaluar si un cambio en su magnitud en la tasa es bueno o malo depende de los objetivos de política económica que se persigan” y explica al respecto que, partiendo de que en estas circunstancias el objetivo de la autoridad monetaria con esta medida intenta ser un mecanismo significativo para frenar la aceleración inflacionaria”, considera que no tendrá ese efecto, al menos, en el corto plazo.

Y en este cabe mencionar que, tal como menciona Alonso un elemento clave a evaluar de la suba de tasa del plazo fijo es “lo que provoca en la economía y en su reactivación esta variable”. Y es que, si bien  señala que la exigencia del FMI puede ser un factor de movimiento, advierte que, por otro lado, aumentar las tasas de interés genera un desincentiva para invertir en la economía real.

¿Por qué? Por un lado, porque tal como explica Ferrari, “los bancos privados elevarán la tasa pasiva (la del plazo fijo), para ahorristas, pero también la activa” y esto hace subir el costo financiero del crédito.

En consecuencia, Alonso apunta que esto puede provocar alteraciones en el ciclo productivo porque, por ejemplo, en lugar de invertir en un proyecto, una empresa puede decidir colocar su capital en un plazo fijo y le da una renta mayor que lo que le podría generar su propio negocio, por ejemplo.

Fuente: IProfesional