Biden propone a Rusia extender durante cinco años su último tratado nuclear

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que tomó posesión de su cargo el miércoles, ha propuesto a Rusia extender durante cinco años el último tratado de desarme vigente entre ambas potencias nucleares, el Nuevo Start, que expira el próximo 5 de febrero. 

“Puedo confirmar que EE.UU. buscará una extensión de cinco años”, ha informado la portavoz de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“El presidente ha dejado claro durante mucho tiempo que el Nuevo Start es del interés nacional de Estados Unidos. Y esta extensión tiene aún más sentido cuando la relación con Rusia es antagónica, como lo es en este momento”, ha manifestado.

El Nuevo Start limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos para cada una de las dos potencias, en tierra, mar o aire.

Biden tenía la opción de buscar una solución temporal para el tratado de desarme y prorrogarlo durante un corto periodo de tiempo, pero ha optado por extenderlo durante cinco años, es decir, hasta 2026, tal y como se estableció en el pacto cuando fue firmado en 2010.

Moscú saluda la decisión pero espera a conocer los detalles

“Sin duda, solo podemos saludar la voluntad política de prolongar este documento, pero todo depende de los detalles de esta propuesta, que aún no estoy preparado para comentar”, ha declarado el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Moscú no sabe de momento “acerca de qué quiere hablar concretamente la parte estadounidense”, pero la postura rusa es clara a favor de la prolongación sin condiciones del tratado. 

“Hasta ahora se habían presentado determinadas condiciones para su prolongación, parte de las cuales no nos convenía de ninguna manera. Por eso, veamos primero la propuesta de los estadounidenses y luego la comentaremos”, ha añadido Peskov.

En los últimos meses, el Gobierno del ya expresidente Donald Trump intentó sin éxito encontrar una solución temporal y prorrogar durante un corto periodo el pacto, pero no se llegó a materializar ningún acuerdo con el presidente ruso, Vladímir Putin, quien en octubre pasado llegó a proponer una prórroga de un año.

El principal punto de fricción entre las dos potencias fue la insistencia del Gobierno de Trump para que China formara parte de las conversaciones. China no ha mostrado interés en participar, mientras que Rusia quería incluir a Reino Unido y Francia. 

“Responsabilidades” de Moscú

Pese a este gesto de distensión nuclear, la portavoz de la Casa Blanca ha explicado que Rusia deberá “rendir responsabilidades por sus acciones imprudentes y conflictivas”.

Por ello, Biden ha pedido a las agencias de inteligencia que hagan una evaluación a fondo de la supuesta interferencia de Moscú en las elecciones en EE.UU. de noviembre pasado, el uso de armas químicas contra el opositor ruso Alexéi Navalni y las recompensas rusas a los talibanes a cambio de matar a soldados estadounidenses en Afganistán.

Por otra parte, el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares, negociado y aprobado en 2017 en Naciones Unidas, ha entrado oficialmente en vigor este viernes tras ser ratificado por medio centenar de países, pero continúa enfrentándose a la oposición de las potencias atómicas y de organizaciones como la OTAN.

Se trata del primer tratado multilateral de desarme nuclear aprobado en más de dos décadas y en él los firmantes se comprometen entre otras cosas a no desarrollar, adquirir, almacenar, usar o amenazar con usar armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares.

Los impulsores del tratado admiten que no es probable que ninguna potencia atómica se una pronto, pero confían en que la nueva norma contribuirá a la larga a aumentar la presión para que se deshagan de sus arsenales. 

Fuente: rtve

× ¿Te ayudamos?