Brexit: Theresa May sobrevive la moción de confianza en su contra y no sera removida

La primera ministra británica, Theresa May, superó por 19 votos la moción de confianza que presentó la oposición en el Parlamento británico tras el rechazo del martes al acuerdo del Brexit negociado con la Unión Europea.

May sobrevivió la moción con 325 votos a favor y 306 en contra.

Los parlamentarios del Partido Conservador y los unionistas de Irlanda del Norte (DUP) votaron a favor de mantener a Theresa May al frente del gobierno, mientras que la moción presentada por el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, fue respaldada por todos los partidos opositores, incluidos el Partido Nacional Escocés (SNP) y los demócratas liberales.

Tras conocerse los resultados, la primera ministra declaró: “La Cámara ha expresado su confianza en este gobierno”.

Y agregó que seguirá trabajando para cumplir “la solemne promesa al pueblo de este país de respetar los resultados del referéndum y abandonar la Unión Europea”.

May invitó a todos los partidos a celebrar reuniones individuales con ella para avanzar en el camino hacia la salida de Reino Unido de la Unión Europea (el llamado Brexit), pero les conminó a hacerlo con “espíritu constructivo”.

“Debemos encontrar soluciones negociables y atraer suficiente apoyo en la Cámara”, añadió.

La primera ministra reiteró su promesa de regresar a la Cámara de los Comunes el lunes para que se realice otro voto sobre sus planes.

“Estoy lista para trabajar junto a cualquier miembro de esta Cámara para cumplir con el Brexit y asegurar que la institución retiene la confianza del pueblo británico”.

Posteriormente, en un breve mensaje televisado, May insistió en la necesidad de respetar la voluntad de la ciudadanía.

“En un histórico voto en 2016, el país decidió abandonar la UE y en 2017 la población votó a partidos que prometieron respetar ese resultado”, declaró May.

“Llamo a los parlamentarios a poner por delante el interés nacional y cumplir con el resultado del referéndum”.

La votación de este miércoles le concede a la primera ministra cierta tranquilidad tras el varapalo del martes, día en que el Parlamento británico rechazó por 432 votos frente a 202 el acuerdo del Brexit, en una histórica derrota para el gobierno.

El estrecho margen con el que May superó la moción, unido al hecho de que no hay una idea clara de por dónde se va a seguir, hace que sea una tranquilidad frágil y a corto plazo, puesto que este lunes habrá una nueva votación en el Parlamento sobre el acuerdo con la UE.

La propuesta que se someterá a votación depende en parte de los encuentros que mantenga May estos días con los representantes de los distintos partidos políticos.

Varios de ellos exigen que se retire de la mesa la posibilidad de que haya un Brexit sin acuerdo con la UE.

May no parece dispuesta a comprometerse en ese sentido, por cuanto la amenaza de un “Brexit duro” le sirve como medida de presión, tanto frente a los parlamentarios, que mayoritariamente no lo desean, como frente a la UE.

Pero en algo tendrá que ceder, ya que parece improbable que en tan solo unos días pueda revertir el sentido del voto en el Parlamento si no propone nada diferente.

Mientras tanto, en la ciudadanía crece la frustración por la incertidumbre y la aparente incapacidad de los políticos de alcanzar un acuerdo.

En cuanto a la UE, el negociador Michel Barnier dijo no querer especular sobre los diferentes escenarios y reiteró que le corresponde a Reino Unido mover ficha.

× Whatsapp