Bullrich acusó a La Garganta Poderosa de alentar el narcotráfico

El sábado 26 de mayo, un reportero gráfico de La Garganta Poderosa fue detenido por haber filmado un operativo presuntamente ilegal de la Prefectura Naval Argentina, en la Villa 21 de la Ciudad de Buenos Aires. Tras el hecho, los responsables de la revista denunciaron que el periodista, identificado como Roque, fue víctima de un ataque de los efectivos a su familia dentro de su propia casa.

 

Ante la situación y el repudio de La Poderosa, la ministra de Seguridad de la Nación, PatriciaBullrich, convocó a una conferencia de prensa para “desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa sobre la acusación a la Prefectura por los hechos en la villa 21-24”, y como respuesta, desde la publicación mensual le pidieron su renuncia.

 

“Varios prefectos realizaron una requisa y empezaron a verduguear a mi sobrino de 16 años, que terminó cagado a palos como tantos pibes. Al escucharlo, salimos para pedirles explicaciones a los prefectos, pero mi hermana cometió la ‘imprudencia’ de preguntarles a los uniformados por qué le habían pegado así a su hijo. Ahí nomás, la respuesta fue clarísima: “Cerrá el orto”, escribió Jésica Azcurraire, vecina de la villa, en una carta personal publicada por la revista.

 

En su relato, la hermana del periodista detenido, aseguró que 40 uniformados entraron a su vivienda, y que uno de ellos la manoseó impunemente. “Cinco me agarraron de los pelos, me apretaron el cuello, me patearon las piernas y me dieron con sus palos, hasta que uno me puso contra la pared, manoseándome las tetas. Aterrada, grité: “¡Soltame, me estás tocando!”. Y peor, me estrujó como una bestia”, aseguró. 

 

En el mismo texto, agregó que su hermano fue detenido apenas dijo que era fotógrafo de La Garganta Poderosa, mientras que los oficiales también se llevaron secuestrada a su hermana, María Silva Echeverría, durante 80 minutos.

 

El hecho ocurrió después de que el fotógrafo filmara un supuesto operativo ilegal de los efectivos frente a la casa de Iván Navarro, un joven que denunció ser víctima de golpes, amenazas, torturas y que se animó a contar lo que vivió durante el juicio oral contra seis agentes de Prefectura por su accionar en el mismo barrio.

 

A principios de mayo, Navarro contó ante la Justicia que en la noche del 24 de septiembre de 2016 seis prefectos lo detuvieron a él y a un amigo en forma ilegal, los esposaron, los golpearon y amenazaron con matarlos a tiros u obligarlos a arrojarse a las aguas del Riachuelo.

 

Ante esta terrible acusación, el jueves 7 de junio la ministra Bullrrich emitió una gacetilla, donde explicó que este viernes llevaría a cabo una conferencia de prensa para “desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa sobre la acusación a la Prefectura por los hechos en la Villa 21-24”.

 

En su descargo, la ministra hizo fuertes acusaciones, y entre ellas, aseguró que el medio independiente busca “liberar” a la Villa 21 para dejarla en manos del narcotráfico.

 

“Queremos decir que en Argentina hay un relato que intenta poner a las fuerzas de seguridad, en este caso a la Prefectura, en su tarea en la Villa 21-24 como una tarea distinta a la que hacen, en un objetivo claro por liberar el barrio para que no esté controlado por el Estado legal sino por el Estado ilegal”, sostuvo.

 

La conferencia de prensa giró en torno a un video que mostró como el agente García era insultado por dos vecinos de la villa y agredido al bajar de un colectivo de la zona. Con estas imágenes, Bullrich quiso aclarar que el prefecto viajaba como ciudadano común, pero que cuando dejó el colectivo, fue atacado por un grupo de jóvenes, del cual presuntamente formaría parte Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moya.

 

Sobre esto, dijo que La Garganta Poderosa armó “un falso relato” para tergiversar hechos que en realidad no ocurrieron.

 

La Garganta no se calla. Al finalizar la presentación de Bullrich, La Garganta Poderosa emitió una “carta de despedida a Patricia Bullrich”, en la cual explicaron que desde siempre las villas “padecieron todo tipo de avasallamientos policiales”, y aseguraron que los atropellos cometidos contra Iván Navarro y su amigo Ezequiel Villanueva Moya fueron ciertos, como así también lo fue el abuso contra la hermana del fotógrafo.

 

“Nosotros denunciamos las lesiones a dos seres humanos que dormían en su domicilio, torturados y secuestrados por un grupo de tareas que se desprendió la identificación premeditadamente, como lo demuestra el video que se olvidó de comentar. ¿No sería mejor desenmascarar a los torturadores? Nosotras denunciamos el abuso sexual de sus hombres a nuestra compañera Jessica, adentro de su casa. ¿No sería mejor desenmascarar a los abusadores?”, preguntaron, antes de pedir por último la renuncia urgente de la ministra.

 

Del mismo modo, el abogado y dirigente social Juan Grabois, dijo que las acusaciones deBulrrich fueron muy graves, y que la desafía a que “pruebe sus falsas imputaciones o que renuncie, porque no se puede permitir en una democracia tamaña monstruosidad”.

 

Finalmente, desde el Centro de Estudios Legales y Sociales aseguraron que la conferencia de prensa de la ministra fue para “atacar a la organización social La Garganta Poderosa e intentar desacreditar a sus integrantes”, con el objetivo de “deslegitimar los testimonios de las y los habitantes de los barrios populares que denuncian los abusos de las fuerzas de seguridad”.

 

Del mismo modo, el abogado y dirigente social Juan Grabois, dijo que las acusaciones deBulrrich fueron muy graves, y que la desafía a que “pruebe sus falsas imputaciones o que renuncie, porque no se puede permitir en una democracia tamaña monstruosidad”.

 

Finalmente, desde el Centro de Estudios Legales y Sociales aseguraron que la conferencia de prensa de la ministra fue para “atacar a la organización social La Garganta Poderosa e intentar desacreditar a sus integrantes”, con el objetivo de “deslegitimar los testimonios de las y los habitantes de los barrios populares que denuncian los abusos de las fuerzas de seguridad”.

 

 

Fuente: BigBangNews