Cae una banda liderada por policías e integrada por un barra brava y dos presos

El crimen que desató la investigación ocurrió hace ocho años. La banda que lo cometió nunca dejó de operar, ni sus líderes de usar sus influencias en la Policía Bonaerense para encubrir sus delitos. Escruches, robo de autos y venta de drogas son algunos de los delitos que cometieron. Ahora cayeron 11 de sus integrantes, entre los que aparecen tres oficiales, un barrabrava de Gimnasia y Esgrima de La Plata, y Carlos Bertoni, hermano del delantero Daniel Bertoni, futbolista de la selección argentina campeona del mundo en 1978.

Para los investigadores, los líderes de la organización serían el comisario inspector Gustavo Bursztyn, del Comando de Patrullas de La Plata; y el teniente 1° Gustavo Mena, un ex jefe de calle de la comisaría 2° de La Plata que fue pasado a disponibilidad en 2015.

Estos dos oficiales de la Bonaerense manejaban la red de delincuentes. Según la acusación, marcaban casas vacías en las que había dinero para cometer lo que en la jerga se conoce como “escruches”. Fuentes de la investigación confiaron a Clarín que los policías reclutaban delincuentes que cometían los delitos “casi siempre en pareja” y “liberaban la zona” para que pudieran robar sin ser detectados. Operaban en el centro de La Plata.

Lo que disparó la investigación fue el crimen de Juan Roberto Farías (30), asesinado el 1° de diciembre de 2010 en el hall del edificio de calle 44, entre 26 y 27, en el exclusivo barrio platense de La Loma. Allí vivía con su esposa y su hija de 9 años. Primero se habló de un robo y, más tarde, de un ajuste de cuentas. Es que la víctima tenía antecedentes y conocía a uno de sus asesinos, que no dejaba de pedirle “la plata grande” durante el asalto.

Por eso entre los 18 allanamientos que se realizaron hubo uno en la Unidad Penitenciaria N° 9 de La Plata, donde está detenido Manes. Y otro en el penal de Olmos, donde está preso Héctor Alfredo Vega (39), también preso por el crimen de Farías y por otra causa de robo.

A través de escuchas y testigos pudieron “establecer las funciones y la distribución de tareas”. A los 11 detenidos los acusan de homicidio, robo agravado, asociación ilícita y encubrimiento. Los últimos episodios habrían ocurrido la semana pasada, poco antes de los arrestos.

Fuente: Clarin