Cámara de Comercio de San Luis apoya la continuidad de la atención en horario corrido

La positiva experiencia de la atención en horario corrido de los comercios de San Luis, motivada por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, dejó conformes a los comerciantes, empleados y consumidores.

En estas circunstancias, comerciantes locales y la Cámara de Comercio piden continuar con este esquema de atención.

Desde la cuarentena, los comercios de San Luis tuvieron que adaptar sus horarios de atención, una vez que empezaron a ser autorizados por el Gobierno para retomar sus actividades. Sólo podían estar abiertos entre las 9.00 y las 17.00 y de lunes a viernes; con la última habilitación también pudieron abrir los sábados de 9 a 13.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de San Luis, Jorge Moyano, afirmó: “Todos los sectores en su gran mayoría están de acuerdo con el horario corrido, los empleados de comercio, propietarios, encargados de comercios y de las cadenas que existen en San Luis, todos con el mismo criterio; por lo que se sigue avanzando en algo que surgió por necesidad y estamos viendo que el acompañamiento de la gente es fundamental”.

Una de las preocupaciones de los comerciantes era la posible caída en las ventas y en la circulación de clientes en el horario de la siesta. Sin embargo, Nélida Stang, comerciante del rubro de indumentaria, comentó que “el cliente se va adaptando al nuevo horario. Quizás cuando se reactiven otras actividades como la administración pública, también será beneficioso que tendrán la posibilidad de quedarse a hacer sus compras y después ir a sus casas”.

Moyano añadió que antes los comerciantes se preocupaban por quién abría más horas para poder vender más y “de pronto llegó un compromiso de todos en un horario igualitario que por solidaridad de los comerciantes se cumplió y puede quedarse”.

El horario corrido “tanto para el empleador como para el empleado es beneficioso porque es una reducción de costos”, manifestó Stang.

Desde que se permitió la apertura, los comercios minoristas tuvieron que adaptarse a las normas del protocolo del Comité de Crisis. “Se deja ingresar una cierta cantidad de personas depende de la dimensión del local, se le solicita el uso de barbijo y les colocamos alcohol en gel; además, se debía controlar la terminación del DNI, que por suerte ya no porque resultó un poco incómodo para los comerciantes que algunos clientes se lo tomaran mal”, detalló la vendedora de indumentaria.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio argumentó que “ojalá, aprovechando esta situación de pandemia saquemos algo provechoso, esto tiene que ver con la humanización del trabajo y que esta pandemia nos deje algo de aprendizaje donde la comunidad pueda entendernos y a partir de nuestra propuesta se pueda seguir adelante”.

Tanto Moyano como la comerciante señalaron que este horario regirá en época de invierno por el momento y luego, cerca del 30 de septiembre o “la respuesta de la gente”, se volverá a plantear el cambio del horario.

Por último, Jorge Moyano explicó que “fue consensuado con la Cámara de Comercio el tiempo de descanso de los empleadores para su almuerzo, que puede ser en el mismo local o fuera. La medida implica la protección del empleado y garantiza su estabilidad laboral, su posibilidad de descanso y su recreación también como es necesario”.

× Whatsapp