Cambios en los integrantes de la mesa chica del Gobierno nacional

La mesa chica del gobierno nacional que centralizaba el poder estaba integrada por el presidente de la Nación Mauricio Macri, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el jefe de Gabinete Marcos Peña. Un grupo de absoluta confianza del Presidente con fluidos vínculos junto a la llamada mesa de coordinación con Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.

 

El nuevo giro hacia la política, amplía la mesa de conducción. De esta manera se incorpora el actual presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó y el ministro del Interior Rogelio Frigerio.

 

Se anunció, además, que se agregarán dos gobernadores: el de Mendoza Alfredo Cornejo y el de Jujuy Gerardo Morales. También se apunta a sumar a representantes de la UCR y la Coalición Cívica como Ernesto Sanz y Fernando Sánchez.

 

La vuelta de un “olvidado”. El anuncio de la salida a plazo fijo de Emilio Monzó de la Cámara de Diputados llegó en un muy mal momento para el Gobierno. Coincidió la confirmación de ese hecho político no menor con el inicio de la crisis cambiaria que todavía no ha llegado a su fin. Y no fueron pocos los que señalaron la inconveniencia de la situación: en un momento de debilidad política del Gobierno, nada peor que un actor clave anticipe su alejamiento.

 

Claro que no faltará tampoco quien advierta que, en rigor, Monzó anunció que se irá de un cargo que no está definido que Cambiemos vaya a conservar: para eso debería ganar las próximas presidenciales, algo que la crisis financiera ha complicado, cuando hace apenas poco más de medio año el Gobierno ganó ampliamente las elecciones de medio término.

 

Lo cierto es que tener al principal articulador de las políticas del Gobierno en la Cámara de Diputados transformado en un “pato rengo” no es negocio para el oficialismo. Y en ese sentido parece haber entrado en razón el presidente Mauricio Macri, quien decidió sumarlo a la reunión semanal que nuclea a la mesa chica del Gobierno y al tan comentado grupo de Whatsapp.

 

Alguien que salió a defender la exclusión de Monzó de las decisiones importantes del gobierno fue Elisa Carrió. La líder de la Coalición Cívica es una fuerte defensora del papel de Monzó en esta administración. “Si no fuera por él, Cambiemos no se hubiera construido ni en la provincia de Buenos Aires, ni en la Nación”, destacó en su momento Lilita al hablar del presidente de la Cámara baja.

 

 

SanLuis24 Redacción Buenos Aires