Casi lo linchan por abusar de nena de 7 años en la calle, pero no quedó detenido

“Hola gente… A las 18.15 estaba en la terraza de un amigo y vi pasar una nena de 7 añitos en una bici y por el costado paso Santiago Z (conocido por abuso sexual a mujeres en la zona), este tipo la arremetió a la nena contra la pared y empezó a meterle los dedos en el ano”, describió este lunes la usuaria Romina Altobelli en su cuenta de Facebook sobre un intento de abuso que habría tenido lugar en la capital salteña.

La denunciante además describió: “Le pegué un grito y bajé las escaleras, empezamos a perseguirlo con otros vecinos hasta llegar hasta su domicilio. Con los vecinos llamamos al 911”. Para los moradores de la zona, según explicó la mujer a este diario, el hecho descripto es casi una constante.

De hecho, hace 18 días fue la última detención de este joven agresor de mujeres y niñas, a quien según aseguran la Justicia siempre deja en libertad aludiendo que tiene “problemas psicológicos”. “Santiago fue denunciado varias veces”, aseguró la vecina indignada, aunque de todas ellas, las que tomaron estado público fueron dos: una vez que abusó de una moza, y el último hecho ocurrido el 7 de octubre pasado a metros del Registro Civil provincial, donde habría intentado manosear a una menor de 12 años.

“Alguien tiene que ocuparse del tema, urgente”, sentenció Altobelli, que remarcó el nivel de enojo de los vecinos que evitaron el pasado fin de semana el ataque a la niña de 7 años. Ante la denuncia virtual, unas 60 personas se dirigieron hasta su domicilio -ubicado en el macrocentro salteño- para escracharlo e intentar hacer “justicia por mano propia”.

“Zafó de que lo lincharan, ¿qué esperan? Lo van a terminar lastimando y después van a echarle la culpa a la gente”, manifestó la denunciante, que además acompañó a los padres de la criatura a la comisaría local, para reclamar que los efectivos pongan freno al joven, supuesto acosador, que sería hijo de un ex juez provincial.

Fuentes judiciales confirmaron que la respuesta del ex funcionario judicial es que “su hijo tiene problemas psiquiátricos”. La noche del domingo terminó a pleno escrache para el acusado, y mientras infantería custodiaba su domicilio, era detenido por la policía, cuyo móvil corrieron a las pedradas cuando se llevó al cuestionado joven.

Fuente: Crónica