Casi todos los residuos de las costas son plásticos

El último Censo Provincial de Basura Costera Marina detectó un aumento en la proporción de plásticos de desecho. Los detalles de lo hallado y cómo afecta a la fauna marina.

El 84,5 por ciento de los residuos encontrados durante la quinta edición del Censo Provincial de Basura Costera Marina fue plástico. Debido a la interacción negativa entre el plástico y la fauna marina, un estudio internacional reciente ya categoriza distintas especies de mar según qué capacidad tienen de constituirse como indicadores biológicos de la contaminación por plástico.

Durante los meses de septiembre y octubre de 2021 se llevó a cabo la quinta edición del Censo Provincial de Basura Costera Marina, que abarcó una superficie de 422.501 metros cuadrados (42 hectáreas) y demandó la colaboración de 438 voluntarios. Según este nuevo relevamiento, los plásticos constituyen el 84,5 por ciento de los residuos encontrados, cifra muy similar, aunque superior a la registrada en la edición anterior, realizada antes de la pandemia, donde ese número fue del 83,2 por ciento. En este último relevamiento, luego del plástico, le siguieron el ítem “otros” (5,9 por ciento) que se conforman de residuos como cables de cobre y acero, escombros y telas; vidrio (4,5 por ciento) papeles y cartón (2,7 por ciento) y metales (2,3 por ciento).

Dentro del ítem plásticos los contaminantes que se registraron en mayor cantidad fueron las colillas de cigarrillo (19,6 por ciento), fragmentos plásticos (18,7 por ciento), envoltorios plásticos como nylon y celofán (13,2 por ciento), bolsas plásticas (10 por ciento) y restos de nylon (8,1 por ciento). Los fragmentos plásticos, que fueron el segundo residuo más encontrado dentro del ítem plásticos, se refieren a residuos de plástico duro proveniente de productos de mayor tamaño (como cubiertos descartables o elementos plásticos de golosinas, por ejemplo), y que, por la acción mecánica del sol, el viento y el mar se desintegran hasta convertirse en porciones más pequeñas identificadas como microplásticos.

“Estas estadísticas tienen un valor fundamental para entender el comportamiento y el origen de la basura que se encuentran en las playas de nuestras localidades. Para nosotros lo más importante es poder concientizar a la gente de que la mayoría de la basura es generada por nuestros propios desechos y esto requiere un compromiso de todos por un consumo más responsable que evite que estos residuos terminen en nuestras costas afectando, en muchos casos, a nuestra fauna marina”, explicó Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la Fundación Mundo Marino.

Por otra parte, Álvarez agregó: “Históricamente el 96 por ciento de las tortugas verdes (Chelonia mydas) que ingresaron a nuestro centro de rescate presentaron interacción con plástico por ingesta. En el resto de las especies (Laúd y Cabezona) se ha encontrado también plástico, pero no en porcentaje alarmante”.

Álvarez, además fue coautora de un estudio reciente publicado en septiembre pasado en la revista internacional Frontiers, que analiza cómo distintas especies del Estuario del Río de la Plata funcionan como indicadores biológicos de la interacción negativa con plásticos. El estudio se denomina Charismatic Species as indicators of Plastic Pollution in the Río de la Plata Estuarine Area, SW Atlantic.

Pablo Denuncio, doctor en Biología, docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata e investigador del Conicet, quien también es coautor de la investigación, describe: “El objetivo del estudio fue utilizar las ventajas de las especies más visibles del Estuario del Río de La Plata para establecer cuáles de ellas eran los mejores indicadores para evidenciar la interacción negativa con plástico en la región. Una especie que funciona como indicador de esa interacción negativa con el plástico nos habla de los cambios (en este caso, negativos) que afectan a todo el ecosistema del Estuario del Río de La Plata. También nos permite tener una línea de base de información y realizar un seguimiento combinando distintas especies para evaluar tendencias, es decir, si la situación empeora o no.”

Según el trabajo publicado en la revista Frontiers, de 62 estudios analizados se concluyó que 47 especies carismáticas marinas interactuaron con plástico en el Estuario del Río de La Plata. Además, las aves marinas son las que más reportes de interacción mostraron (67,5 por ciento), seguidas por las tortugas marinas (20 por ciento) y por mamíferos marinos (12,5 por ciento). La mayoría de los reportes de interacción con plástico se concentraron en el sur de Brasil. En los 3 casos de especies, el tipo de plástico ingerido es de origen urbano (tortugas 65,4 por ciento, mamíferos 53,3 por ciento y aves marinas 58,8 por ciento, respectivamente).

La especie que lidera el ranking como indicador biológico más adecuado para medir la interacción negativa con el plástico es el delfín franciscana (Pontoporia blainvillei). Ese ranking, según el estudio, se confeccionó al identificar 14 atributos de tipo biológico y ecológico, metodológico y de conservación que toda especie debería tener para ser considerada como indicadora. Además del delfín franciscana que obtuvo el mayor puntaje (10), otras siete especies también mostraron ser buenos indicadores de esa interacción: tortuga verde, tortuga cabezona, tortuga laúd, lobo marino de dos pelos sudamericano, lobo marino de un pelo sudamericano, pingüino magallánico y la gaviota cocinera.

Esta realidad local condice con lo que arrojó el reciente informe del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas llamado De la contaminación a la solución: una evaluación global de la basura marina y la contaminación por plásticos. Ese análisis internacional destaca que el plástico representa el 85 por ciento de los residuos que llegan a los océanos y advierte que, para 2040, los volúmenes de ese material que fluirán hacia el mar casi se triplicarán, con una cantidad anual de entre 23 y 37 millones de toneladas. Ese escenario generaría que existan 50 kilos de plástico por metro cuadrado de costa a nivel global, según ese informe. La basura marina ha sido definida por la ONU Medio ambiente como “cualquier material sólido, persistente, fabricado o procesado de que se descargue, evacue o abandone en el medio marino y costero.

La basura marina consiste en artículos que han sido fabricados o usados por las personas y que son deliberadamente desechados en los ríos, mares y playas; arrastrados de forma indirecta a través de ríos, aguas sucias, aguas torrenciales o vientos; perdidos, incluido el material perdido en el mar debido al mal tiempo (artes de pesca, carga) o deliberadamente dejado por personas en las playas y las costas).”

Los Censos de Basura Costera Marina se realizan anualmente desde el 2016 y tratan de registrar la situación en las playas bonaerenses, identificar qué tipo y qué cantidad de residuos afectan las costas y promover medidas tendientes a reducir la cantidad de basura que llega a nuestros ecosistemas marinos. Conocer cuál es la composición de la basura marina permite identificar cómo se puede mejorar los hábitos de consumo, con la finalidad de concientizar, frenar y revertir esa contaminación, advirtió la Fundación Mundo Marino.

Las localidades costeras censadas fueron San Pedro, Punta Lara, Magdalena, Punta Indio, San Clemente del Tuyú, Las Toninas, Santa Teresita, Mar del Tuyú, Mar de Ajó, Nueva Atlantis, Ostende, Villa Gesell, Mar Chiquita, Mar del Plata, Balneario Marisol, Monte Hermoso, Pehuen Có, Punta Alta, Bahía Blanca e Isla Lucero y Villa del Mar.

Las organizaciones públicas y privadas que convocaron al censo fueron: Acción Ambiental, Santa Lucía Ecológica, Fundación Mundo Marino, Vecinos Autoconvocados SC, Somos Terra, Marea Verde, R-eco-plástico, Surfrider, Estación Marina Nueva Atlantis, Asociación de Naturalistas Geselinos – ANG, Ecofam (Equipo Costero de Observadores de Fauna y Ambientes Marino – Aves Argentinas – Nodo Punta Lara), Aquamarina, Hapic, Comisión de Preservación del Medioambiente Marino de la Flota de Mar, Armada Argentina, Refugio del Sudoeste, Fundación Ecológica Pinamar, Vida Silvestre, Asociación Civil Vecinos De Sauce Grande, Museo Municipal De Ciencias Naturales Vicente Di Martino, Fundación Alma Verde, Fundación Ludovica, Municipio Punta Indio – Comité de Gestión PCS, Municipalidad Magdalena, Surfrider Argentina, Fraam (Fundación para la Recepción y Asistencia de Animales Marinos) y Cap. Mar Chiquita.

Por su parte, las organizaciones que participaron con voluntarios fueron OPDS Reserva Provincial Pehuén Co Monte Hermoso, COA Punta Rasa, Cooperativa La Razón de Mi Vida, Grupo Scout Santa Teresita Nº367, Colegio San Patricio, Fundación Unidos por la Naturaleza, Municipalidad de Ensenada, Delegación Municipal y Departamento Saneamiento Ambiental, Cerri, Club Náutico Bahía Blanca, Codimat, Qreciclas, Tripulación buque Logístico ARA Patagonia, Red Proplayas Nodo Bahía Blanca, Plogging, Voluntarios por el Clima, Red Argentina de Municipios ante el Cambio Climático Ramcc, Ciudad Inclusiva, Aquamarina, Asociación Amigos, Yatch Club y Reserva de la Biosfera Parque Costero del Sur.

Fuente: AIM Digital