Cayó una mujer acusada de trabajar como recaudadora para el “rey” de La Salada

A diferencia de su jefe, Marisabel Argentina Cordero no intentó escaparse ni repeler con balas a los policías bonaerenses que este martes llegaron a su casa de Luján para cumplir la órden judicial de detenerla. La mujer es la secretaria privada de Jorge Castillo, conocido como “El Rey de La Salada”, preso desde hace poco más de un año, considerado sospechoso de liderar una asociación ilícita que extorsionaba y amenazaba a puesteros de la feria.

¿Y por qué cayó Cordero? Para el fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera, a cargo de la investigación, la mujer es clave en el entramado del negocio ilegal: era quien recaudaba el dinero que la fuerza de choque de Castillo levantaba de los puestos que ocupaban de manera ilícita las calles alrededor del predio de La Salada.

Cordero, de 46 años, era empleada formal de la empresa Punta Mogotes, que administraba tres ferias de La Salada. “Pero informalmente respondía de manera incondicional a Jorge Castillo en el cobro de la feria de la calle junto con la banda de Los Chaqueños”, explicó una fuente judicial a Infobae.

La “recaudadora” era el nexo entre Jorge Castillo y la banda de “Los Chaqueños”, integrada por barras bravas de distintos equipos, encargados, según los investigadores, de armar puestos en zonas donde no estaba permitido, cobrar el canon y extosionar a los puesteros.

Sobre Castillo, ex vendedor de zapatos devenido en un millonario empresario, pesan, además de la acusación por asociación ilícita, otras por “homicidio en grado de tentativa agravado por la condición de policía de la víctima” y “privación ilegal de la libertad”, entre otras cosas por la sospecha de que su organización torturaba a mecheras que no pagaban el “peaje” para “trabajar” en su territorio.

Entre ellos está la “mesa chica” del clan Castillo. Hugo, hermano de Jorge y dueño del paseo de compras “Coty 3”; su hijo Leandro Castillo y Gladys Elcira Arrieta, que figuran a cargo del paseo “Coty”; y Adrián Castillo, propietario de “Coty 4”, el otro hijo de Hugo y uno de los “capos” que manejaba, justamente, la “Banda de Adrián”, integrada por barrabravas de Boca, River, Los Andes y San Telmo, que se dedicaba a extorsionar a puesteros y vecinos de las calles de la zona de La Salada.

 

Fuente: Infobae