Cerca de 80 países se comprometen a acelerar la lucha climática en una cumbre marcada por la bronca de Greta

La activista sueca de 16 años Greta Thunberg se dirige a los líderes mundiales en la Cumbre Climática de Naciones Unidas 2019, en Nueva York. JUSTIN LANE / EFE Un total de 77 países se comprometieron este lunes en la Cumbre de Acción Climática de la ONU a reducir a cero sus emisiones de carbono para 2050, en un encuentro en el que la joven activista sueca Greta Thunberg fue la gran protagonista al abroncar a los mandatarios, acusándolos de “traición” y fallar a los jóvenes. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, convocó esta cumbre para que participasen solo los estados que tenían algo concreto que explicar y, en este sentido, la reunión tuvo un marcado acento europeo, aunque también latinoamericano.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cercano a las tesis negacionistas con el cambio climático y que este lunes no tuvo reparos en decir que se merecía el Nobel, se pasó de forma breve e inesperada por la Cumbre del Clima, algo que algunos optimistas como Guterres han visto como un paso adelante. Trump, que rehuyó un cara a cara con Greta —se cruzaron de forma breve en el vestíbulo—, incluso habló del clima a los periodistas, después de ver el escaso eco y los pocos apoyos que tuvo en la reunión sobre libertad religiosa con la que él contraprogramó en la ONU la apertura de la Cumbre del Clima.

 

“Soy un gran creyente en el aire limpio y el agua limpia, y todos los países deberían unirse y hacer eso, y deberían hacerlo por sí mismos. Es muy, muy importante”, dijo Trump a los periodistas al salir de la cumbre, a la que no estaba previsto que asistiera y en la que no intervino, obviando cualquier referencia a la emergencia climática. “Nos estamos quedando sin tiempo” Por contra, el líder de la ONU lanzó un claro mensaje de advertencia al inicio de la reunión de alto nivel: “Nos estamos quedando sin tiempo, pero aún no es demasiado tarde”. No había empezado la Cumbre que los servicios de comunicación de la ONU ya emitían un comunicado anunciando que un total de 66 gobiernos se habían comprometido con las emisiones cero de carbono para 2050, una alianza a la que se han sumando 10 regiones y más de 100 ciudades. Al finalizar la Cumbre, Guterres actualizó la cifra a 77 países. “Un grupo de los propietarios de los activos más grandes del mundo, responsables de dirigir más de 2.000 millones de dólares, se comprometió a pasar a carteras de inversión neutras en carbono para 2050”, agregó Guterres, que recordó que “130 bancos, un tercio del sector bancario mundial, apoyó alinear sus negocios con los objetivos del acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

 

En un intento así de convertir la reunión de alto nivel como un “punto de inflexión” o “paso al frente”, la ONU recordó que el mundo necesitaría aumentar sus esfuerzos entre tres y cinco veces para contener el cambio climático, frenar el aumento del calentamiento a 1,5 grados como máximo, y evitar el aumento del daño climático que ya se está produciendo en todo el mundo.

 

El discurso de Greta Por la Cumbre del Clima han desfilado un gran número de presidentes y jefes de Estado europeos, entre ellos, el presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez; la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte; o el primer ministro británico, Boris Johnson, entre otros muchos. También tuvo acento latinoamericano, con los presidentes de Colombia, Ivan Duque; Chile, Sebastián Piñera; Costa Rica, Carlos Alvarado; Ecuador, Lenin Moreno y el primer ministro de Perú, Salvador del Solar, mientras que las delegaciones de China y Rusia fueron discretas, si bien este país anunció en Moscú la ratificación de su adhesión al Acuerdo de París.

 

El primer ministro de India, Narendra Modi, sí que estuvo en la Cumbre. Incluso el papa Francisco se coló en la Cumbre del Clima a través de un vídeo, en el que cuestionó que haya una “verdadera voluntad política” para responder a una emergencia que a su juicio hay que atajar con “honestidad, responsabilidad y valentía”. Pero el máximo protagonismo en esta Cumbre Climática fue para la joven sueca de 16 años Greta Thunberg, quien miró con una mueca de desaprobación a Trump cuando este pasó fugazmente por la reunión. La activista se despachó a gusto con los mandatarios: “Nos están fallando a los jóvenes, pero los jóvenes están entendiendo la magnitud de su traición. Están pendientes de ustedes y si nos fallan nunca se lo perdonaremos”, dijo.

 

Fuente: 20Minutos