Champagne, pasta base, morfina y un alucinógeno: las 48 horas de Pity antes de matar

El cantante Cristian “Pity” Álvarez fue procesado por el “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” de Cristian Díaz (36), un ex vecino, quien fue asesinado de cuatro balazos en las torres del barrio Samoré, en Villa Lugano, en la madrugada del jueves 12 de julio.

El juez Martín Yadarola, a cargo de la causa, también pidió que le den tratamientos terapéuticos donde se le brinde “la asistencia integral al consumo problemático de sustancias psicoactivas en el que se encuentra inmerso” y le trabó un embargo de un millón de pesos.

El líder de Intoxicados afronta un delito que contempla una pena que va desde los 8 a 25 años de prisión. En el procesamiento, publicado este jueves en el sitio del Centro de Información Judicial (CIJ), se detalla –además de cómo fue la pelea que derivó en el asesinato de Díaz- cómo fueron las últimas 48 horas del músico: con los habituales excesos y salidas con su novia.

Según reveló un testigo –del cual su identidad se mantiene en estado reservado por seguridad y confesó haber estado con el cantante el día previo al asesinato- el 10 de julio, entre las 9 de la mañana a las 2 de la madrugada del día siguiente, Álvarez consumió “pasta base, morfina, clonazepam y hasta una droga alucinógena llamada San Pedro”.

En primer lugar, manejó en su auto Ford Escort para comprar un teléfono celular, algunas bebidas y comida. Fue al mediodía cuando Álvarez llevó el vehículo a un taller en la localidad de Aldo Bonzi, compró un celular y regresó cerca de las 21 del 10 de julio al barrio Samoré a bordo del VW Polo, que le habían dado en el taller y el mismo con el que escapó de la escena del crimen.

Antes de regresar a su casa, el cantante compró helado, fruta y una botella de champagne que consumió en su departamento. Finalmente, a las 2 de la mañana del 11 de julio, se subió al VW Polo, dejó al testigo en las cercanías del barrio Samoré y se dirigió a la localidad de Hurlingham, provincia de Buenos Aires. En todo momento, fue Álvarez quien condujo el vehículo.

Ese mismo día, horas antes de encontrarse con Díaz, Pity se reunió con su actual pareja, quien aseguró ante la Justicia que no lo vio consumir sustancias o estupefacientes. La novia del músico, identificada como I, indicó que llegaron al departamento del imputado cerca de las 21:00 horas del 11 de julio, donde escucharon música y cenaron.

Fuente: Bigbangnews

Champagne, pasta base, morfina y un alucinógeno: las 48 horas de Pity antes de matar

El cantante Cristian “Pity” Álvarez fue procesado por el “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” de Cristian Díaz (36), un ex vecino, quien fue asesinado de cuatro balazos en las torres del barrio Samoré, en Villa Lugano, en la madrugada del jueves 12 de julio.

El juez Martín Yadarola, a cargo de la causa, también pidió que le den tratamientos terapéuticos donde se le brinde “la asistencia integral al consumo problemático de sustancias psicoactivas en el que se encuentra inmerso” y le trabó un embargo de un millón de pesos.

El líder de Intoxicados afronta un delito que contempla una pena que va desde los 8 a 25 años de prisión. En el procesamiento, publicado este jueves en el sitio del Centro de Información Judicial (CIJ), se detalla –además de cómo fue la pelea que derivó en el asesinato de Díaz- cómo fueron las últimas 48 horas del músico: con los habituales excesos y salidas con su novia.

Según reveló un testigo –del cual su identidad se mantiene en estado reservado por seguridad y confesó haber estado con el cantante el día previo al asesinato- el 10 de julio, entre las 9 de la mañana a las 2 de la madrugada del día siguiente, Álvarez consumió “pasta base, morfina, clonazepam y hasta una droga alucinógena llamada San Pedro”.

En primer lugar, manejó en su auto Ford Escort para comprar un teléfono celular, algunas bebidas y comida. Fue al mediodía cuando Álvarez llevó el vehículo a un taller en la localidad de Aldo Bonzi, compró un celular y regresó cerca de las 21 del 10 de julio al barrio Samoré a bordo del VW Polo, que le habían dado en el taller y el mismo con el que escapó de la escena del crimen.

Antes de regresar a su casa, el cantante compró helado, fruta y una botella de champagne que consumió en su departamento. Finalmente, a las 2 de la mañana del 11 de julio, se subió al VW Polo, dejó al testigo en las cercanías del barrio Samoré y se dirigió a la localidad de Hurlingham, provincia de Buenos Aires. En todo momento, fue Álvarez quien condujo el vehículo.

Ese mismo día, horas antes de encontrarse con Díaz, Pity se reunió con su actual pareja, quien aseguró ante la Justicia que no lo vio consumir sustancias o estupefacientes. La novia del músico, identificada como I, indicó que llegaron al departamento del imputado cerca de las 21:00 horas del 11 de julio, donde escucharon música y cenaron.

Fuente: Bigbangnews