CLACSO 2018: Cristina pidió “unidad” para armar “un frente contra el neoliberalismo”

A días del comienzo de la Cumbre del G20 en Buenos Aires, el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) organizó, en el estadio de Ferro del barrio porteño de Caballito, el Primer Foro de Pensamiento Crítico Latinoamericano.

El encuentro comenzó este lunes, con la disertación de periodistas, dirigentes y las ex presidentas de Brasil y Argentina, Dilma Rouseff y Cristina Fernández. Las actividades se extenderán hasta el viernes 23 de noviembre.

Según los organizadores, en la primera jornada hubo 50 mil personas presentes en el estadio y la transmisión en vivo a través de Instagram fue lo más visto en esa red social.

Tan importante fue la participación que el comienzo se demoró casi dos horas hasta que ingresaron los contingentes de Brasil, Venezuela y varias provincias argentinas.

Pablo Gentilli, secretario ejecutivo de CLACSO, dio inicio al encuentro y remarcó que no se trata de “una contracumbre” frente al G20 que se reúne a fin de mes; aunque trazó diferencias entre la cumbre y el festejo del Bicentenario de la Revolución de 1810, cuando gobernaba Cristina Fernández en la Argentina. En ese punto destacó que en aquella oportunidad, los líderes latinoamericanos, como Lula Da Silva, Evo Morales y la propia Cristina “salieron por las calles de Buenos Aires”, mientras que para el encuentro entre mandatarios de este año el operativo de seguridad será inédito.

En el marco de la también 8º Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, expusieron Dilma Rouseff y Nicolás Trotta, de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo.

La ex presidenta brasilera indicó: “Pensábamos que las relaciones entre países latinoamericanos es primordial, debido al contexto neoliberal y neo fascista actual. Brasil entró en un camino trágico con la posibilidad de salir por completo de la democracia”.

Sostuvo que en 2016, cuando Brasil sufrió un golpe de estado, “se instauró una dictadura diferente a la que conocemos y conocimos en América, ya que la actual niega el golpe. Comenzaron a parasitar la democracia con la reforma laboral, precarizaron el trabajo y llegaron al límite de prohibir a Lula como candidato a presidente”.

También criticó las medidas tomadas en Brasil, donde el proyecto actual de centro derecha se alía con EEUU y le da acceso al país a disponer de recursos. “El pueblo de Brasil tiene una ventaja, sabe que las riquezas pueden crecer y distribuirse, el gobierno actuales un gobierno que antes de asumir empezó a perder”, dijo, y pidió por la liberación de Lula.

Luego de la segunda charla del día, que se denominó “Derecho a la información, medios de comunicación y democracia” y estuvo encabezada por Ignacio “Nacho” Levy, director de La Garganta Poderosa, llegó el turno de Cristina y Gentili, quienes expusieron sobre “Capitalismo, neoliberalismo y crisis de la democracia”.

La ex presidenta argentina reiteró que el encuentro “no es una contracumbre” y alentó: “Nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, si no como el espacio político de ideas de visión y de perspectiva económica y social que excede las categorías de izquierda y de derecha, si no como una nueva categoría de pensamiento”.

La actual senadora nacional repasó sus años de gobierno y recordó que, gracias al pago de la deuda externa, los tres períodos de la gestión kirchnerista pudieron “trabajar sin tutelas y órdenes de EEUU y custodiando los únicos intereses que destacaron a esos 12 años de gobierno: el desarrollo y el crecimiento económico, la inclusión social y la re industrialización de la Argentina”.

También destacó cómo la gestión actual endeudó otra vez al país “por más de 140 mil millones de dólares además de la deuda con el FMI”. “Deuda que no se traducen en mejoras de la vida de los sectores o en obra pública”.

Remarcó la cantidad de familias que duermen en la calle en Buenos Aires, y animó a revisar si esto se veía hace unos años.

Sostuvo que “es el momento de repensarnos como espacio político” y pidió: “No gritemos, ni silbemos, ni insultemos, porque perdemos tiempo para pensar en otras cosas”.

Sobre el aborto, señaló que “se debe crear un espacio donde convivan los pañuelos celestes y los verdes (los contra y los pro aborto legal)” y esa declaración despertó cierto recelo en los presentes, que no ovacionaron ese momento como sí otros puntos de su charla.

Además, insistió sobre “la unidad” para lograr un “frente real contra las políticas neoliberales planteadas en el gobierno actual”.

Invitó a crear una nueva democracia, en dialogo con el contexto actual, con el desarrollo tecnológico y con los movimientos sociales.

Y dijo que este sector de pensamiento que se dio en el foro “no es sólo para los peronistas”, sino que se debe abrir a la multiplicidad de pensamiento y corrientes.

 

Buenos Aires, Enviada Especial