Clausuran resto bar por “graves falencias bromatológicas”; la dueña del local denunció “persecución”

La Municipalidad de San Luis, a través de la Dirección de Bromatología, clausuró el local Española Way, ubicado en Pedernera y Caseros, por “graves falencias bromatológicas”. La dueña del local denunció que la medida se trata, en realidad, de una persecución hacia el lugar.

“Durante un control de rutina en locales que comercializan alimentos en la ciudad, la Dirección de Bromatología visitó un restaurante ubicado en calle Pedernera y Caseros y encontró una serie de faltas de higiene en la cocina. Además, observaron inconvenientes en la señalética y salidas de emergencia. La situación fue comunicada al Juzgado de Faltas, que dictó un oficio para la clausura preventiva hasta certificar la resolución de los problemas hallados, pero sus titulares se negaron a aceptar la actuación de las autoridades municipales”, señaló la comuna a través de un comunicado.

La subsecretaria de Control Ambiental, Eliana Giorda, explicó que hallaron en la cocina defecaciones de ratas, cucarachas, carnes a poca distancia del pan, lo que implica una probable contaminación cruzada y grasa pegada en azulejos y pisos. También observaron alimentos sin rotular, sin fecha de vencimiento, los extractores con grasa y tierra pegada lo que dificulta su función.

“Asimismo, encontraron incumplimientos en la señalización de salidas de emergía –adujeron haber pintado recientemente el local-, no cuentan con plano de evacuación ni la certificación correspondiente. Todos los hallazgos fueron documentados por la escribanía municipal”, agrega el parte de la comuna.

Giorda precisó que con el oficio, el personal municipal se acercó a clausurar el local el jueves pasado y sus dueños no quisieron aceptar la medida, por lo que Juzgado emitió un nuevo oficio de clausura definitiva en el que implicó a la Policía provincial para el cumplimiento de la resolución.

De este modo, el viernes acudieron los inspectores municipales con auxilio de la fuerza pública. Los empresarios, indicó la Municipalidad, otra vez se negaron a la colocación de la fajas de clausura, “esta vez con amenazas hacia el personal municipal”.

“Las falencias en la cocina son de gravedad, es un riesgo para la salud pública. Fuimos a hacer efectivos oficios del Juzgado y se negaron en dos oportunidades. Todo quedó documentado con la presencia de testigos e informado a las autoridades correspondientes”, explicó Giorda. Y señaló que ahora están a la espera de lo que resuelva el Juzgado.

Alejandra Camargo, dueña del local, posteó un video en las redes sociales en el que denunció que “desde hace un año” son “perseguidos, discriminados y hemos sufrido violencia” por parte de los agentes municipales.

La mujer remarcó que la clausura del local se lleva a cabo por falta de habilitación, pero aseguró que desde mediados del año pasado intenta completar los trámites y en la Municipalidad “no me los aceptan”.

“Los veo sin ganas de trabajar, solo de recaudar y hacer política. Pisan cabezas para beneficiarse y las formas que tienen son avasallantes”, sentenció Camargo.

Y pidió, entre lágrimas, una reunión con el intendente Sergio Tamayo para poder plantear todos los problemas que afrontan los locales comerciales.

Clausuran resto bar por “graves falencias bromatológicas”; la dueña del local denunció “persecución”

La Municipalidad de San Luis, a través de la Dirección de Bromatología, clausuró el local Española Way, ubicado en Pedernera y Caseros, por “graves falencias bromatológicas”. La dueña del local denunció que la medida se trata, en realidad, de una persecución hacia el lugar.

“Durante un control de rutina en locales que comercializan alimentos en la ciudad, la Dirección de Bromatología visitó un restaurante ubicado en calle Pedernera y Caseros y encontró una serie de faltas de higiene en la cocina. Además, observaron inconvenientes en la señalética y salidas de emergencia. La situación fue comunicada al Juzgado de Faltas, que dictó un oficio para la clausura preventiva hasta certificar la resolución de los problemas hallados, pero sus titulares se negaron a aceptar la actuación de las autoridades municipales”, señaló la comuna a través de un comunicado.

La subsecretaria de Control Ambiental, Eliana Giorda, explicó que hallaron en la cocina defecaciones de ratas, cucarachas, carnes a poca distancia del pan, lo que implica una probable contaminación cruzada y grasa pegada en azulejos y pisos. También observaron alimentos sin rotular, sin fecha de vencimiento, los extractores con grasa y tierra pegada lo que dificulta su función.

“Asimismo, encontraron incumplimientos en la señalización de salidas de emergía –adujeron haber pintado recientemente el local-, no cuentan con plano de evacuación ni la certificación correspondiente. Todos los hallazgos fueron documentados por la escribanía municipal”, agrega el parte de la comuna.

Giorda precisó que con el oficio, el personal municipal se acercó a clausurar el local el jueves pasado y sus dueños no quisieron aceptar la medida, por lo que Juzgado emitió un nuevo oficio de clausura definitiva en el que implicó a la Policía provincial para el cumplimiento de la resolución.

De este modo, el viernes acudieron los inspectores municipales con auxilio de la fuerza pública. Los empresarios, indicó la Municipalidad, otra vez se negaron a la colocación de la fajas de clausura, “esta vez con amenazas hacia el personal municipal”.

“Las falencias en la cocina son de gravedad, es un riesgo para la salud pública. Fuimos a hacer efectivos oficios del Juzgado y se negaron en dos oportunidades. Todo quedó documentado con la presencia de testigos e informado a las autoridades correspondientes”, explicó Giorda. Y señaló que ahora están a la espera de lo que resuelva el Juzgado.

Alejandra Camargo, dueña del local, posteó un video en las redes sociales en el que denunció que “desde hace un año” son “perseguidos, discriminados y hemos sufrido violencia” por parte de los agentes municipales.

La mujer remarcó que la clausura del local se lleva a cabo por falta de habilitación, pero aseguró que desde mediados del año pasado intenta completar los trámites y en la Municipalidad “no me los aceptan”.

“Los veo sin ganas de trabajar, solo de recaudar y hacer política. Pisan cabezas para beneficiarse y las formas que tienen son avasallantes”, sentenció Camargo.

Y pidió, entre lágrimas, una reunión con el intendente Sergio Tamayo para poder plantear todos los problemas que afrontan los locales comerciales.

× Whatsapp