Comenzó el juicio contra un hombre que le disparó a un policía en medio de un allanamiento

Un hombre de 56 años empezó a ser juzgado este lunes por un hecho ocurrido en noviembre de 2019 el barrio Pablo Díaz de Villa Mercedes, cuando disparó con un arma de fuego contra u efectivo policial, en medio de un allanamiento.

El hombre está acusado de homicidio en grado de tentativa. El imputado siguió la primera audiencia del debate desde la penitenciaría.

El debate oral está a cargo de la Cámara Penal N° 1 de la segunda circunscripción. El tribunal está integrado conformado por Virna Milena Eguinoa, Sebastian Cadelago Filippi y Hernán Herrera. Como Fiscal de Cámara actúa Néstor Lucero y como defensor del imputado, Pascual Celdrán.

Luego de la lectura de la requisitoria fiscal a cargo de la Secretaria de Cámara, Analía Dalmasso, las partes no presentaron cuestiones preliminares. La etapa probatoria ya quedó abierta y este martes comenzarán las testimoniales.

El hecho que se juzga ocurrió en noviembre de 2019 en la ciudad de Villa Mercedes, cuando se estaba llevando a cabo un allanamiento en una vivienda del B° Pablo Díaz. El procedimiento era realizado por la División de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de la Provincia.

Cuando el personal policial ingresó a la vivienda, se encontró con una persona en el comedor, a quien le dieron la orden de mando. En ese momento, cuando el acusado, desde una de las habitaciones, apuntó con un arma de fuego y disparó a un policía. Luego del disparo, le dieron la orden al imputado para que se tirara al piso, este arrojó el arma y fue detenido.

En el momento del disparo el policía no se percató de lo ocurrido. Cuando redujo al imputado, sintió una sensación de ardor en el pecho, y allí se dio cuenta de que la bala había impactado en su chaleco antibalas. Cuando sus compañeros le quitaron el chaleco, observaron que se trataba de un golpe con un objeto contundente a la altura de la ventana eyectora, aparentemente producido por el impacto de bala.

Según la acusación fiscal de primera instancia, la conducta desarrollada tenía un solo fin, el de matar, teniendo en cuenta que el disparo fue a corta distancia, con luz artificial prendida, lugar del impacto de la bala y conocimiento de que se trataba de personal policial.

Asimismo, el fiscal de primera instancia consideró con certeza la autoría del hecho y  mencionó en su acusación la prueba incorporada a la causa, declaraciones testimoniales, informe de balística, los restos de pólvora en las manos del imputado, fotografías, pericia química, informe del estado de conservación del chaleco antibalas, entre otras.