Comienza el juicio por la muerte de Casandra Fernández, la cadete baleada por un instructor

AUDIO: GUILLERMO SÁNCHEZ PAGANO (ABOGADO DE WALTER RUBÉN MIRANDA)

{mp3} sanchezpagano14122018{/mp3}

 

Este viernes se dio inicio al juicio por “Homicidio Culposo” contra el ex Instructor del Instituto Provincial de Seguridad Pública, Walter Rubén Miranda, por la muerte de la cadete Casandra Fernández, ocurrida en noviembre del 2012.

La primera audiencia fue fijada para este viernes por la mañana. El hecho ocurrió el 14 de noviembre de 2012, en la cima del cerro Retana ubicado en las sierras centrales de San Luis, a 2.152 metros sobre el nivel del mar y unos 20 kilómetros de la ciudad de San Luis.

Sucedió en medio de una práctica en la que los estudiantes debían simular custodiar a una persona “VIP”. Casandra, que era cadete de la Policía, interpretaba el papel de la persona a cuidar, mientras que sus compañeros debían protegerla.

A Miranda le tocaba hacer de agresor: con un arma 9 mm apuntó a la cabeza de la mujer y disparó. Se suponía que el arma no estaba cargada, pero tenía balas.

Al encontrarse en una zona de difícil acceso, la atención de Casandra se demoró algunas horas. La chica fue trasladada al Hospital San Luis, donde murió 13 días después, como consecuencia de las heridas.

El imputado designó como abogado a Guillermo Sánchez Pagano. El letrado adelantó que su estrategia de defensa apuntará a minimizar la responsabilidad de su defendido: buscará que sea acusado por “Lesiones Graves” en lugar de “Homicidio Culposo”.

“Habría que empezar a buscar la negligencia más que en el oficial en todo el operativo, que fue desastroso: subieron 70 cadetes, personal armado, arriba de un cerro a dos mil metros de altura, con poco oxígeno, sin hospital de campaña, sin camilla para trasladar un herido, sin polvorín para dejar las balas. Era una caja de pandora”, aseveró Sánchez Pagano.

El abogado señaló que “está demostrado” que Miranda fue quien efectuó el disparo, pero no el responsable de la muerte de Casandra. “La lesión gravísima está probada, como también está probada la ineficiencia para terminar con el resultado de la muerte”, indicó.

Además remarcó que “era probable” que la cadete salvara su vida si recibía asistencia médica inmediata.

Para el debate oral hay propuestos 140 testigos, pero esperan acortar la lista al desestimar aquellos que solo deben ratificar aspectos formales de la declaración.