Cómo es el modelo de “cárcel-pueblo” que Rodríguez Saá quiere traer a San Luis

El gobernador de la Provincia, Alberto Rodríguez Saá, anunció que enviará a la Legislatura un proyecto de ley para la creación de un centro de reinserción social donde los internos desarrollarán distintas actividades comerciales y sociales con personas que están fuera del penal. “Sería la primera cárcel-pueblo de la Argentina y una de las primeras del mundo”, señaló en los anuncios del lunes.

 

Hace un año, la ahora senadora nacional Eugenia Catalfamo acompañada por el entonces interventor del Servicio Penitenciario Provincial, Hugo Scarso visitó la cárcel de Punta de Rieles, en Montevideo, el modelo de penal que funciona como un espacio de contención y de reinserción social al que el Gobierno provincial busca imitar.

 

Punta de Rieles es una cárcel que fue fundada en 2012, contiene solamente a condenados, quienes viven en una especie de pequeño pueblo. Bibliotecas, escuelas, una radio comunitaria, almacenes, cafeterías, bloqueras, panaderías y más, pueden encontrarse dentro del predio, desarrolladas y disponibles por y para los internos.

 

Se trata de una “cárcel abierta”, en la que los presos van y vienen libremente durante el día. Pueden trabajar, crear emprendimientos laborales propios y emplear a sus compañeros.

 

El director de la cárcel Luis Parodi explica en una entrevista con un medio argentino: “Nos movemos por la cárcel a nuestras anchas conociendo los distintos emprendimientos laborales que los reclusos desarrollan. Asistimos a los ensayos de un grupo de cumbia y una cuerda de tambores, clases de yoga, visitamos las instalaciones de una radio, escuchamos historias sobre las jornadas de boxeo, un festival artístico, feria de exposiciones y arte celebrando el día internacional del yoga, con familiares de presos y periodistas de la crónica roja como invitados. A todo nos dan acceso, sin preguntas ni control”.

 

Además, este modelo permite que empresas cuyos propietarios estén en libertad, puedan funcionar en este pequeño pueblo, brindando la posibilidad de trabajo a más presos.

 

“La idea es que nosotros podamos replicar este modelo uruguayo en San Luis y aportar a la reinserción social de los jóvenes que están privados de su libertad. Lo que pasa en Punta de Rieles es realmente asombroso. Es un pequeño pueblo donde la premisa fundamental es el respeto y la no humillación”, indicó Catalfamo -en ese momento a cargo de la Secretaría de la Juventud-. Y añadió: “Es un lugar de reinserción social absoluta, donde se prepara a la gente para salir. No se mira hacia adentro, sino que se mira hacia afuera en todo tiempo”.