Cómo funcionan los negocios de Villa Mercedes ante la rebelión de los comerciantes a la fase 1

Desde que el Comité de Crisis decidió que Villa Mercedes retornara a la fase 1 del aislamiento social preventivo y obligatorio, comerciantes de esa ciudad convocaron a “desobedecer” la disposición al considerar que se trataba de una medida perjudicial para la economía.

La rebelión llegó a su punto máximo el fin de semana, cuando un grupo de comerciantes increparon a inspectores de Defensa del Consumidor que fueron a advertir a un bar céntrico que estaba en infracción por haber abierto sus puertas en plena prohibición.

En ese contexto, muchos locales decidieron mantener sus puertas abiertas, pese a exponerse a multas y sanciones.

Mientras tanto, este lunes la segunda ciudad de la provincia registró 57 casos positivos, una cifra muy inferior a las que reportó a diario durante las últimas semanas.

El presidente de la Cámara de Comercio y Afines de esa ciudad, Mario del Turco, señaló: “Gracias a Dios, han bajado los contagios; y los comerciantes han abierto sus puertas pero muchos con cadetería, otros están abiertos corriendo el riesgo de la inspección”.

En este sentido, evaluó que la apertura permitió que las ventas por el Día de la Madre registraron “solo” una caída de entre el 6 y el 8 por ciento, en comparación con el año pasado.

“La mayoría de los comercios está trabajando con cadetería, trabaja a puertas cerradas, y hay algunos casos que atienden ocasionalmente”, afirmó del Turco, en declaraciones formuladas a Radio Ciudad.

El titular de la entidad recordó que la semana pasada solicitaron al Comité de Crisis “sacar la fase 1 y todavía no tenemos respuesta oficial; queremos volver al horario de 10 a 18 como se venía trabajando antes”.

El comerciante sostuvo que, de todos modos, “la gente anda poco en la calle, se ve poca circulación de gente, eso ayuda (a evitar contagios), la gente se está cuidando, todo sigue con el protocolo de terminación del DNI”.

“Podemos tener las puertas abiertas pero no hay circulación de dinero. Estamos trabajando para que se pueda reactivar la venta en el post pandemia, pero está dificilísimo, no hay dinero en la calle”, sentenció.

Y completó: “El poco dinero que tiene la gente lo guarda para seguir subsistiendo. El rubro indumentaria está muy complicado”.