Cómo preparar la falda para que quede tierno y sabroso

Se trata de un corte vacuno muy utilizado en los últimos años por su económico precio y delicioso sabor. Te damos los tips para que te quede súper tierna.

Este corte de carne está por detrás de la tapa de asado, ubicada en la parte baja del pecho de la vaca. Contiene los cartílagos de las terminaciones de cuatro costillas del animal, desde la séptima a la decima.

Asimismo, al estar en el cuarto delantero de la vaca, su potencial se vio oscurecido por ser considerado un corte de menor valor que se exportan a China y otros mercados no tan exigentes como Europa.

Sin embargo, a pesar de los prejuicios, la falda es un gran corte: gracias a su concentración grasosa y los cartílagos gruesos que la atraviesan, es un corte sabroso que desprende un olor irresistible cuando se cocina a la parrilla.

Para elegir el mejor corte de falda en la carnicería del barrio, es importante mirar el color de la carne: debe ser un rojo claro y sin un exceso de grasa.

Para obtener el punto exacto de cocción de la falda, lo más recomendable es asarla a fuego lento, entre más horas, el resultado será una pieza de carne jugosa y muy tierna. Para octubre del 2021, en Argentina este corte tiene un precio de referencia de $299 por kilo.

Ingredientes

  • 3 kilos de falda de ternera
  • Orégano seco
  • Sal parrillera
  • Pimienta

Modo de preparación

Como siempre, el primer paso es tener lista la parrilla. Después de limpiar los hierros con un papel diario abollado para evitar que la suciedad afecte el sabor de la carne, calentamos la parrilla. Tip: para saber si llegamos a la temperatura exacta, colocar la palma de la mano a 10 cm de la parrilla. Si sentimos que quema a los 10 segundos, ya está lista para colocar la carne

Antes de tirar la falda a la parrilla, se debe condimentar. Esparcir una abundante cantidad de sal gruesa en ambos lados, y terminar con pimienta y orégano seco a gusto en ambos lados.

Colocar en la parrilla con la piel hacia abajo, a fuego medio por 1 hora.

Transcurrido el tiempo, dar vuelta y dejar asar por media hora más, o hasta que alcance la ternura deseada

Retirar la pieza del fuego y cortar sobre una tabla de madera. ¡A comer!

Fuente: El Cordillerano