Cómo preparar los famosos ” cinnamon rolls”

Cuenta la historia que estos famosos rollos de canela se difundieron gracias a las distintas migraciones, desde su Suecia natal. Llevan tiempo pero son bastante económicos y quedan súper esponjosos.

¡Los rollos de canela se funden en la boca y como la masa lleva manteca y huevo, tienen un gran sabor! Esta receta es sencilla, aunque requiere 2 levados. Y lo mejor de todo es que salen muchos rolls para compartir. 

Para 16 unidades

  • Leche 250 ml
  • Azúcar 70 g
  • Levadura seca de panadería 7 g
  • Sal 4 g
  • Harina de fuerza 650 g
  • Huevos 2
  • Manteca (para el relleno)130 g
  • Azúcar moreno (para el relleno)100 g
  • Canela molida (para el relleno)20 g
  • Chips de chocolate o pasas de uva remojadas y picadas( opcional)
  • Azúcar impalpable (para el glaseado)150 g
  • Agua caliente (para el glaseado)40 g

Cómo se preparan

Esta receta se puede hacer a mano o en batidora con gancho amasador. Para empezar, mezclar la harina y la sal. Entibiar  la leche, agregarle el azúcar y la levadura, remover bien y  añadir al recipiente con la harina y la sal. Por último, agregar los huevos y mezclar. Por último añadir 100 gramos de la manteca  (el resto se usa en el relleno), a temperatura ambiente, y amasar durante unos 12-14 minutos o hasta que la masa esté suave, sedosa y todos los ingredientes estén integrados.

Pasar la masa a un recipiente enmantecado, cubrirlo con un trapo de cocina y y dejar que leve hasta duplicar su volumen, lo que puede llevar unas dos horas. 

Una vez levada la masa, pasarla a la mesada, presionarla la masa con el puño para desgasificar, hacer un bollo, dividirlo en dos partes iguales.  Estirar cada parte sobre un papel manteca con palo de amasar o rodillo, dándole forma de rectángulo, de menos de 1cm de espesor.

Fundir los 30 gramos de manteca restantes y mezclarlo con el azúcar moreno y la canela molida. Extender esta pasta por encima de las masas, agregar si se desea en este momento las pasas de uva o las chispas de chocolate, y enrollar con ayuda del papel, formando cilindros.  

Con un cuchillo afilado cortar cada cilindro en ocho porciones y colocarlas en un molde cuadrado o rectangular previamente pincelado con una fina capa de alguna grasa, preferiblemente vegetal. Tapar el molde de nuevo y dejar levar de nuevo una hora más: deben aumentar bastante su volumen.

Espolvorear un poco los rollos con azúcar y meterlos en el horno, precalentado a 180 grados (horno medio-bajo) donde los cocemos durante 25-30 minutos. Cuando estén dorados los sacamos y los dejamos entibiar.

Para el glasé, tamizar en un plato hondo el azúcar impalpable y luego, agregar de a chorritos el agua, revolviendo bien, hasta formar un glasé de consistencia no muy fluida. Rociar los rollos y dejar enfriar por completo.

Fuente: PRONTO