Comprometen al joven acusado de un femicidio

Una testigo dijo que el acusado le confesó el hecho y dio datos exactos para que hallaran el cuerpo. El inculpado participó de varias marchas exigiendo la aparición de la joven madre de su hijo.

“Disculpe su señoría pero no voy a declarar”, dijo con una voz temblorosa y casi apagada Matías Nicolás Figueroa, en el inicio de del juicio por el que viene acusado de asesinar a su expareja Gabriela Abigail Cruz.

El inculpado quedó sentado junto en frente de Silvia Subia, madre de Gabriela, quien tenía una foto de la joven asesinada en septiembre del 2020, donde posó espléndida y con una sonrisa enorme.

Los jueces recepcionaron 10 pruebas testimoniales y una de ellas direccionó totalmente la causa y además dejó muy comprometido al inculpado, que si es hallado culpable de la desaparición y posterior crimen de Gabriela Cruz, será condenado a prisión perpetua.

Una efectivo policial que trabajaba en la entonces División de Trata Personas de la Brigada, le dijo al Tribunal que se entrevistó con el inculpado, quien no solo reconoció que citó a Cruz el día de su desaparación, la fue a buscar en su auto, la atacó a golpes e indicó el lugar donde se deshizo de su cuerpo, en un camino terciario de las Serranías de Zapla.

Mientras la testigo describía cómo había sido la conversación, Figueroa cambió su postura corporal y quería quedar literalmente escondido detrás del pupitre que se le había designado.

Gabriela Cruz estuvo desaparecida más de una semana y antes que hallaran su cuerpo, se realizaron marchas en la ciudad. Es que por ese entonces también buscaban a Iara Sabrina Rueda (16), quien también fue hallada asesinada en un baldío.

Figueroa participó de varias marchas y fue captado por las cámaras de distintos medios de comunicación, junto a su exsuegra, reclamando por la aparición de su expareja y madre de su hijo.

Si bien la confesión de Figueroa no tuvo validez porque no lo hizo delante de un fiscal, dio datos exactos para que la madrugada del 1 de octubre, los efectivos hallaran el cuerpo de Cruz en un avanzado estado de descomposición y tras los resultados de la autopsia, el informe coincidía con el relato de Figueroa, sobre las lesiones en la cabeza que le propinó.

Un testigo especializado en Informática Forense del MPA, brindó detalles del informe del análisis a los teléfonos celulares de la víctima y del supuesto victimario. Haciendo mención que el 24 de septiembre los celulares se activaron en la misma celda, en un sector del barrio Santa Bárbara de Palpalá y llamativamente, quedaron sin conexión, el mismo horario que Cruz fue vista por última vez.

El Tribunal está integrado por los jueces Mario Ramón Puig (presidente de trámite), Ana Carolina Pérez Rojas y Margarita Nallar, mientras la secretaría a cargo de Ricardo Almaráz.

Como fiscal de Cámara se desempeña Darío Osinaga Gallacher. La querella está a cargo de Sebastián Colqui y Mirian Valdez, además de Leila Rodríguez del Consejo Provincial de la Mujer e Igualdad de Género.

La defensa del acusado es ejercida por Leandro Esteban Salinas Saguir, del Ministerio Público de la Defensa Penal.

Fuente: El Tribuno