Con un pedido de 12 años de cárcel, se acerca el juicio por una estremecedora muerte en Merlo

Aunque sin fecha cierta aún pero con los pasos previos a cualquier debate oral ya cumplidos, la Cámara del Crimen de Concarán se prepara para el juicio oral contra Emiliano Schiaverano, acusado de matar a Cristian Facundo Munyau en una encerrona ocurrida hace poco más de un año en la villa de Merlo y que quedó registrada en una cámara de seguridad. Esa filmación fue clave para anular la hipótesis del accidente de tránsito y fortalecer la del homicidio, de que se trató de una maniobra hecha para matar.

 

Al menos así lo entendió el fiscal Roberto Silvestre en su acusación fiscal y en la que pide que Schiaverano sea condenado a doce años de cárcel por homicidio simple, el mismo delito por el que fue procesado y encarcelado el año pasado por el juez penal Jorge Pinto.

 

Munyau, de apenas 20 años, agonizó cinco días en el Hospital San Luis, al que ingresó con un traumatismo de cráneo, y murió el 27 de julio del año pasado. Cuando la muerte lo alcanzó, Schiaverano ya estaba detenido y acusado de homicidio en grado de tentativa.

 

Lo que se pondrá en juego en el debate oral girará en torno a la calificación legal de lo que paso el 22 de julio de 2017: homicidio doloso versus culposo. Hasta ahora todo indica lo primero, es decir que existió una voluntad de matar.

 

Ese día, Munyau manejaba su moto, una Motomel 150 centímetros cúbicos. Schiaverano iba en un Ford Fiesta Kinetic, que es de su mamá. No iba solo: lo acompañaba Cristian Sterzer, el amigo con el que había compartido una noche de tragos y boliche y, con el correr de los días y de las fojas judiciales, el testigo principal del homicidio.

 

Según la investigación policial, Schiaverano tuvo una pelea esa madrugada con el hermano de Cristian. Luego víctima y victimario se cruzaron en un semáforo céntrico y discutieron. Una versión indica que Munyau le pateó el auto, lo que provocó la reacción desbocada de Schiaverano, quien lo persiguió varias cuadras.

 

En este punto es clave el testimonio de Sterzer tanto ante la Policía como el juez Pinto: “Aparece el hermano de Rodrigo Munyau, en una moto y le patea el espejo del lado del conductor a mi amigo Emiliano. Emi reaccionó y sale por detrás para frenarlo; yo en todo momento le decía que frenara que lo iba a lastimar, pero Emiliano no me escuchaba. Los dos iban muy fuerte, en el comercio El Tula giran hacia la izquierda, hacen una cuadra y bajan hacia la izquierda donde está la terminal vieja, cuando íbamos a la altura del Banco Nación Emiliano insistía para que frenara la moto, sólo recuerdo un golpe, no sé si fue de la moto al auto o cuando la moto había perdido el control y se cae al suelo. Después nos vamos pensando que el hermano de Rodrigo se había golpeado”.

 

Emiliano Schiaverano está con prisión preventiva

 

Esa secuencia quedó registrada por la cámara de seguridad del banco Nación de la calle Yanzón. Un perito describió que por las luces del Fiesta Kinetic “se observa un movimiento brusco hacia la derecha”. El especialista concluyó que el auto circulaba a 70 kilómetros por hora.
El impacto de la encerrona dejó marcas en el Ford: un visible rayón en la puerta derecha –el lado del acompañante-, y trizaduras en el espejo retrovisor de ese costado. La moto de Munyau tenía roturas del lazo izquierdo.

 

El fiscal Silvestre tuvo en cuenta que Schiaverano ocultó el auto y que intentó arreglar el raspón de la puerta “ocultando pruebas”.

 

“Configura el hecho punible –dice el acusador-, desviar intencionalmente la dirección de un vehículo automotor a más de 70 kilómetros por hora para colisionar una motocicleta, provocando a su conductor lesiones gravísimas que desembocaron indefectiblemente en su muerte, conociendo lo que hacía y queriendo el resultado lesivo, siendo este un hecho previsible y probable”.

 

Además el agente fiscal consideró como agravantes el escape de la escena del crimen, también registrada por las cámaras de seguridad del banco.
Antes de la feria judicial, el fiscal de Cámara Mario Zudaire hizo el ofrecimiento de prueba; los abogados defensores de Schiaverano, también. Sólo falta que la Cámara del Crimen confirme la fecha para el inicio del debate, que podría ser en septiembre.